PAIS-SUCRE

 

Redacción central – Edición impresa

En el mes de la reconciliación y la paz, la Fiscalía General del Estado alegró ayer a cerca de 1.500 niños de la ciudad de Sucre con una chocolatada con buñuelos, regalos, concursos y juegos en puertas del Ministerio Público.

El fiscal general Juan Lanchipa Ponce, acompañado de funcionarios de esa entidad, participó en la entrega de presentes y arrancó cientos de sonrisas a los menores.

“Es un gran esfuerzo de todo el personal que desplegó su voluntad y solidaridad para conseguir 1.500 regalos, 1.500 porciones de chocolate con leche y más de 5.000 buñuelos para dar un momento de alegría y felicidad a nuestros niños en estas fiestas de fin de año”, destacó la autoridad.

Además, expresó su complacencia por el resultado de la convocatoria, especialmente de pequeños de escasos recursos económicos, quienes se divirtieron con los concursos y las travesuras de un payaso.

“Es un momento de entrega, de sacrificio y de reflexión; pedimos al pueblo boliviano humildad, solidaridad, tolerancia y sobre todo tener la gracia de Dios, que nos dé ventura y paz en 2020”, manifestó.

La celebración de la Navidad se llevó adelante desde tempranas horas en puertas de la Fiscalía General del Estado de la cuidad de Sucre, donde se concentraron cientos de niñas y niños que compartieron una rica chocolatada y una hora de alegría junto al payasito Daba Dabadu; al final, todos los agasajados se fueron con su regalo navideño.

En el mismo acto, el Fiscal General entregó canastones y obsequios para niños de la Asociación de Lustrabotas Brillitos.