Un hombre sin hogar tendido en el suelo de la Union Station de Washington, EEUU. (Foto: Reuters)

RT / Bolivia Digital

Desde el inicio del brote del coronavirus en Estados Unidos, unos 30 millones de empleados dejaron sus fuentes laborales, informó el Departamento de Trabajo de ese país.

Al menos 3,84 millones de personas tramitaron solicitudes de desempleo la semana pasada, en medio de los esfuerzos que hace Washington para contener la propagación del virus.

Las peticiones presentadas alcanzaron una cifra récord de 6,87 millones entre el del 28 de marzo y el 4 de abril en el país el norte, y desde entonces han disminuido. 

El aumento de las reclamos se debe en parte a la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés), que fue promulgada por el presidente Donald Trump a finales de marzo y permitió reclamar prestaciones a personas con empleos autónomos y contratistas independientes.

La economía cayó en 4,8 %

Este problema de desempleo está vinculado con la recesión de la economía estadounidense, que se contrajo un 4,8 %durante el primer trimestre del año respecto al mismo período de 2019, y sufre una recesión por el cierre de la mayor parte del país.

El Departamento de Comercio de EEUU anunció que el Producto Interno Bruto (PIB) ha registrado su primera caída trimestral en seis años y ha experimentado su mayor desplome desde que perdió un 8,4% en el cuarto trimestre de 2008, durante la llamada Gran Recesión.

Este resultado negativo sería el preludio de un descalabro mucho mayor en el segundo trimestre, ya que la Oficina de Presupuestos del Congreso norteamericano estima que el PIB del país se desplomará a una tasa anual del 40% como consecuencia del cierre de empresas y despidos masivos.