El alcalde Revilla, junto a autoridades ediles, ofreció una conferencia de prensa ayer.
Foto: AMN

AMN/Bolivia Digital

El alcalde Luis Revilla instruyó una investigación exhaustiva para determinar posibles responsabilidades tras el fallecimiento de una persona con COVID-19 que pasó por el hospital municipal La Portada, sin embargo, adelantó que se cumplió el protocolo acordado con el Ministerio de Salud.

En conferencia de prensa, la autoridad aclaró los procedimientos activados con R. S., quien falleció el domingo camino a un hospital de tercer nivel de El Alto, en el que debía ingresar a terapia intensiva. La explicación rebatió varias acusaciones de los familiares.

«En la mañana (lunes) he instruido la investigación para saber si se han incumplido los protocolos y si existen responsabilidades, (además) que se preste toda la colaboración a las personas que hagan relevamiento de este caso», afirmó la Revilla.

El burgomaestre aseguró estar a la espera de los resultados de la investigación y aseguró que colaborará a otras que vengan de instituciones competentes.

«Con respecto al protocolo que se ha seguido, debemos decir que esta es la manera que se ha establecido para tratar a los enfermos de coronavirus. Desde un principio se dijo que en La Portada se iba a tratar a pacientes leves y moderados, y si presentaban alguna gravedad debían remitirse a un hospital de tercer nivel», afirmó el burgomaestre.

En varias reuniones de la semana pasada, la Alcaldía, la Gobernación y el Gobierno nacional definieron que los centros de salud municipales se activen para casos sospechosos con síntomas leves; los COVID-19 moderados que sean atendidos en La Portada, que fue elegido como el centinela. En tanto, los casos graves con terapia intensiva pasan a los de tercer nivel, varios administrados por el Gobierno departamental.

Revilla destacó a los hospitales municipales porque hacen contrapeso a la «precariedad» del sistema de salud nacional. Mencionó que en el departamento solo hay 87 unidades de terapia intensiva cuando lo requerido es al menos 300, dijo que se necesitan 500 profesionales intensivistas, pero ahora solo hay 54.

La autoridad anunció una reunión para hoy con profesionales en terapia intensiva para plantear la unificación del servicio del sector público y privado.

Al respecto, Patricio Gutiérrez, miembro de la Sociedad de Terapia Intensiva, develó que este gremio fue convocado recién el lunes por el Servicio Departamental de Salud para analizar acciones. Reiteró que se espera consolidar un centro de gestión de unidades de terapia intensiva de todos los sectores de salud.