INFO

 

Freddy Choque  / La Paz – Edición impresa

En la última década, los mercados formales, informales y comercios del país se vieron inundados con mercadería china de toda índole y de dudosa calidad. Hasta la fecha, el gigante asiático envía a Bolivia 4.307 productos con valor agregado.

La importación de artículos y otros bienes del país asiático en 2006 apenas alcanzaba a los  $us 227 millones, pero hasta 2018 llegó a $us 2.075 millones, situación que demuestra una “fuerte” presencia de productos chinos en el país, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

El informe señala que China le envía a Bolivia 4.307 productos (catalogados como ítems), desde ropa, calzados, celulares, automóviles hasta maquinaria industrial, artículos que son  ampliamente demandados por la población, generando una competencia desleal a la industria y producción nacional.

La presidenta de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype) de La Paz, Soledad Pérez, manifestó que la internación de ropa, calzados, entre otros productos chinos, es una competencia desleal para el sector por sus bajos precios.

“En reiteradas ocasiones le hemos expresado esa situación al Gobierno. Planteamos normas como el control de calidad y limitar su ingreso, pero no hay resultados”, reveló.

De acuerdo con sus reportes, en los últimos 10 años se cerraron al menos 5.000 unidades productivas, principalmente del sector calzados, textiles y orfebres. Otro ejemplo que citó es que hace ocho años los productores bolivianos tenían una participación de 80% en los mercados del país, a la fecha esto se revirtió a un 10%.

“A esto también se suma la conciencia de la gente, que no valora la producción nacional y opta por lo barato. Nosotros no podemos competir con eso, por lo que hemos pedido, en reiteradas oportunidades, al Gobierno incentivar la mano de obra boliviana; como por ejemplo, que las compras estatales sean surtidas por artesanos y microempresarios nacionales”, ponderó.

Libre oferta

El gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, mencionó que la venta de productos importados no puede ser limitada ya que se basa en el concepto básico de la “oferta y la demanda”.

“Creemos que para frenar esta agresividad china, que incluso desplazó a la producción nacional, lo que debemos hacer (como Bolivia) es llegar también con agresividad a ese mercado, es decir, generar mayor oferta exportable y con valor agregado. No olvidemos que se logró abrir mercados para la castaña, quinua, sésamo, café, soya y carne de res”, apuntó Rodríguez.

En ese sentido, recomendó mantener la relación bilateral con el país asiático y generar alianzas estratégicas entre el sector privado y público para fortalecer e impulsar la actividad industrial del país, con el fin de diversificar la oferta de productos, no solo materia prima sino con valor agregado.

Normas

El Gobierno aprobó dos decretos supremos: el 2752 (2016), de autorizaciones previas para las importaciones de productos, y el 2862 (2016), de elevación del arancel de importación de calzados en un 40%, pero a la fecha no se observan resultados, sino mayor importación. Además, en agosto de este año se elevó a rango de ley el Decreto Supremo 181, de compras estatales para apoyar la producción nacional.