EFE – Edición impresa

Al menos 43 personas murieron sepultadas la madrugada del sábado en varios deslizamientos de tierra en el condado de West Pokot, en el noroeste de Kenia, tras días de intensas lluvias, informaron ayer fuentes oficiales.

“Recibí informes de los equipos de búsqueda de que el número de muertos aumentó a 43”, aseguró el gobernador de West Pokot, John Lonyangapuo, incrementando la cifra mortal en seis víctimas.

Riadas de lodo, tras varios días de intensos aguaceros, arrasaron puentes, carreteras y viviendas enteras en los pueblos de Tapach, Nyarkulian y Parua (en el subcondado de Pokot South) y de Tamkal (en el subcondado de Pokot Central).

Un total de 16 heridos leves permanecen en el hospital del condado de Kapenguria, “la mayoría en condición estable” y solo uno de ellos “con una pierna fracturada”, de acuerdo con declaraciones a la prensa del doctor Moses Deng.

“Todo se lo tragó la tierra y cuando eché un vistazo por el vecindario, las casas también habían sido enterradas”, asegura el keniano Raphael Pkolowo, uno de los supervivientes.