Dr. Martín Maturano Trigo*/

Con profundo fervor cívico y sentimiento de bolivianidad, este 6 de agosto de 2022 celebramos 197 años de vida independiente, libre y soberana de nuestra amada patria Bolivia. Día que pasa, el Bicentenario del nacimiento de nuestro país se acerca; encontrándonos a escasos 36 meses de esta fecha histórica que acelera nuestras emociones, expectativas y acciones. Como Delegación Presidencial para el Bicentenario que preside a la vez el Consejo Nacional del Bicentenario de Bolivia, hemos realizado un conjunto de acciones de coordinación y planificación para conmemorar tan insigne acontecimiento, de alcance nacional e internacional, que se encuentran en el Plan Estratégico Nacional del Bicentenario.

El objetivo de dicho plan es garantizar la gestión y ejecución de las actividades de celebración, conmemoración y festejo del Bicentenario de la fundación de Bolivia; evocando y revalorizando nuestras luchas independentistas, anticolonialistas y antipatriarcales; reivindicando el orgullo de ser bolivianos y bolivianas que profundizan un Estado Plurinacional democrático, sin racismo, sin violencia y sin división, con soberanía económica y en el marco del Vivir Bien.

Deseamos atender las necesidades identificadas por la población boliviana, a través de una ruta de coordinación para implementar obras de impacto que cuenten con el sello del Bicentenario. El propósito es materializar los sueños de obras de salud con especialización, educación e innovación tecnológica, seguridad y soberanía alimentaria, industrialización de los hidrocarburos y la minería, promoviendo la producción nacional y la sustitución de importaciones en cuanto a los productos alimenticios, de consumo, productos farmacéuticos, textiles, combustibles e insumos para la agricultura e industria.

Una fecha tan trascendente, y sin precedentes para el país, es un motivo especial para convocar a todas y todos los bolivianos a sumarse al trabajo, y vestir la camiseta del Bicentenario, compartiendo las más de 200 razones para sentir orgullo de haber nacido en estas tierras; en nuestro terruño colmado de diversidad de naciones y culturas, música, danzas, comidas y paisajes de ensueño.

Son diversas las actividades en proceso de desarrollo, a través de los programas Somos la Generación del Bicentenario e Intervención y Revolución Cultural, para que todas y todos soñemos la Bolivia de 2025, y construyamos un país con un futuro promisorio para las siguientes generaciones. Los festejos, como no puede ser de otra manera, se realizarán con énfasis en la gestión 2025, convocando a representantes de los países amigos de nuestro bicentenario y a personalidades reconocidas a nivel mundial.

Rumbo al Bicentenario, se abre de la mejor forma posible, un nuevo tiempo histórico; el tiempo para evocar las sublevaciones indígenas, las guerras por la independencia entre 1809 y 1825, la lucha por la recuperación y defensa de nuestros recursos naturales, la lucha por la refundación del Estado, con miras a una Bolivia democrática, productiva, inspiradora de paz y comprometida con el desarrollo integral de su población.

En ese sentido, el Bicentenario no puede realizarse sin el impulso de actividades que la Ley  1347 define, por medio de ejes temáticos a gestionar y ejecutar interinstitucionalmente, ejes relativos a conmemorar los 200 años de Bolivia en los ámbitos de infraestructura, salud, educación, ciencia y tecnología, asuntos económicos, asuntos sociales, culturales, turísticos y deportivos, una agenda internacional y una estrategia comunicacional.

Aquí en nuestro país han crecido nuestros hijos e hijas, aquí escribimos nuestros libros e historia, aquí sembramos nuestros árboles. El 6 de agosto marca nuestra identidad, nuestra naturaleza, marca nuestra esencia, por lo que poner en alto esta fecha es poner en alto nuestra identidad, nuestra razón de ser, el conocernos y reconocernos a nosotros mismos, con miras a una sociedad plena, que brinde las mejores oportunidades y que fortalezca los principios irrenunciables de la herencia de libertad, la soberanía, la autodeterminación y la independencia.

*Delegado Presidencial para el Bicentenario de Bolivia.