Los médicos partieron desde el centro de aislamiento de La Paz hacia Caranavi en buses. (Foto: APG)

Jorge Castel/Bolivia Digital

Al mediodía del domingo, 88 personas, entre médicos y personal de salud, partieron de La Paz hacia el municipio de Caranavi para retomar sus labores. El grupo estuvo algunos días en el Centro de Aislamiento COVID-19 de La Paz tras el repliegue que ordenó el Servicio Departamental de Salud (Sedes) el miércoles anterior por agresiones que se registraron contra ellos.

“El jueves llegaron 102 personas de Caranavi, de estas, 88 partieron hacia esa localidad”, informó el director del recinto sanitario, Álvaro Cabezas.

Los trabajadores de salud y administrativos ingresaron al centro de aislamiento por considerarse sospechosos de coronavirus, ya que estuvieron en contacto con el paciente cero de Caranavi.

“Han llegado 102 personas, pero algunas se quedan de manera preventiva en el centro de aislamiento y otras en el Hospital Santiago II de la Caja Nacional de Salud en El Alto”, informó el galeno.

Autoridades de Caranavi y la delegación de la Gobernación de La Paz se reunieron el jueves y acordaron que los médicos que se replegaron horas antes retornarían a sus funciones con todas las garantías para desempeñar su labor.

El repliegue del personal de salud fue ordenado por el Sedes el miércoles debido a las acciones violentas de algunos ciudadanos en Caranavi, que pedían que se fueran por considerar que ellos habían llevado la enfermedad al lugar.

Durante la semana, pobladores de esa región incurrieron en hechos de violencia y maltrato y se resistieron al cumplimiento de la cuarentena y las medidas de bioseguridad dictadas por la emergencia sanitaria.