El exfiscal departamental de La Paz tiene varias acusaciones sobre hechos de corrupción e incluso de extorsión. (Foto: Gonzalo Jallasi)

• Roberto Medina Buezo /

Pese al rechazo que genera la reciente designación del exfiscal Edwin Blanco como juez de sentencia, el presidente del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) de La Paz, Jorge Quino, aclaró que no tiene ningún impedimento para asumir el cargo porque no cuenta con una sentencia ejecutoriada.

En el marco del caso denominado Bebé Alexander, Blanco fue acusado, al igual que la exfiscal Susana Boyán, por los delitos de incumplimiento de deberes, resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, uso indebido de influencias y prevaricato; sin embargo, fue nombrado por el Consejo de la Judicatura.

Blanco fue elegido para asumir el cargo puesto que obtuvo 65 puntos entre 143 postulantes para cubrir las acefalías de 29 juzgados a nivel nacional.

Blanco y Boyán son investigados por canalizar, en complicidad con la exjueza Patricia Pacajes, una sentencia de 20 años de cárcel en contra del médico Jhiery Fernández por una supuesta violación a un infante, en 2014, aunque sin pruebas.

Al respecto, el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, remarcó que Blanco puede asumir el cargo de juez porque (por ahora) no hay prueba científica sobre ilícito penal que habría cometido.

Para el abogado Cristian Alanes, la decisión del Consejo de la Magistratura es nefasta porque se trata de “un premio” para una persona con antecedentes.

“El cargo de juez de sentencia es demasiado delicado para una persona con esos antecedentes. Blanco se hizo pasar por oficial de diligencias para ingresar a la cárcel de San Pedro y conversar con el doctor Jhiery Fernández. Él quería que se inculpe por la muerte y supuesta violación del bebé. Más de 11 pericias fueron escondidas por Blanco y Boyán”, manifestó.

Lanchipa Agregó que esta designación no impide que el Ministerio Público desarrolle el proceso investigativo conforme lo establece el Código de Procedimiento Penal.

El fin de semana se conoció que la exautoridad de la Fiscalía paceña fue elegida como juez de sentencia e inmediatamente se desató una ola de críticas y cuestionamientos a la determinación del Consejo de la Magistratura. Según el procedimiento judicial, solo una sentencia ejecutoriada puede evitar que Blanco sea posesionado en su nuevo cargo.