La Selección de 1963, campeona del Sudamericano tras vencer en la final a Brasil. (Foto: Archivo)

La Paz / Bolivia Deportes

Un día como hoy (31 de marzo 1963), hace 57 años, Bolivia se coronó campeón invicto del Campeonato Sudamericano de selecciones.

En un dramático final, que se disputó en el estadio Félix Capriles de Cochabamba, ante un lleno total, la Verde derrotó a Brasil por 5-4, con goles de Víctor Agustín Ugarte (29 y 69), Wilfredo Camacho (44), Ausberto García (48) y Máximo Alcócer (57). Para los brasileños anotaron Fonseca (17 y 64), Almir Da Silva (38) y Marco Antonio (71).

En aquella fecha memorable y con ribetes de hazaña, la Selección de Bolivia levantó su primera y única copa internacional en el historial de 94 años del fútbol nacional.

El equipo nacional cumplió una rigurosa y exigente preparación al mando del técnico brasileño Danilo Alvim, se concentró en escenarios inimaginables en el fútbol, como un convento religioso y un campamento militar. El esfuerzo valió un título.

La campaña

El torneo se inauguró el 10 de marzo en el estadio Hernando Siles, que también fue mudo testigo de las jornadas inolvidables.

En el primer encuentro empató contra Ecuador 4-4. Los tantos de Bolivia fueron convertidos por Renán López, Fortunato Castillo, Máximo Alcócer y Wilfredo Camacho.

En la segunda fecha, venció a Colombia por 2-1, con dos anotaciones de Máximo Alcócer.

En la siguiente jornada enfrentó a Perú, un rival al que tenía que ganar para seguir en la ruta del título. Lo superó 3-2 con goles de Wilfredo Camacho, Máximo Alcócer y Ausberto García.

En su cuarta presentación, Bolivia ganó a Paraguay por 2-0, con tantos de Fortunato Castillo y Ausberto García.

En su penúltima actuación, la selección enfrentó a la difícil Argentina, a la que superó con mucho esfuerzo y entrega por 3-2. Los goles de Bolivia fueron marcados por Fortunato Castillo, Ramiro Blacutt y Wilfredo Camacho. En ese juego, Camacho hizo gol memorable después de que Max Ramírez erró un penal en la recta final.

En la última fecha definió la corona ante el gigante Brasil, que tenía una constelación de estrellas. Para alcanzar la gloria, imperó la garra, el amor propio y la mística del boliviano luchador para lograr su objetivo. Ganó por 5-4, en una jornada memorable para el fútbol boliviano.

Los campeones

Los jugadores que le dieron el máximo galardón fueron: Arturo López, Roberto Cainzo, Eduardo Espinoza, Jesús Herbas, Eulogio Vargas, Wilfredo Camacho, Max Ramírez, Ramiro Blacutt, Máximo Alcócer, Ausberto García, Víctor Agustín Ugarte, Fortunato Castillo, Renán López, Edgar Quinteros, Isaac Álvarez, Alberto Tórrez, Antonio Aguirre, Abdul Aramayo, Hugo Palenque, Mario Zabalaga, Carlos Cárdenas y Oswaldo Villarroel. Entrenador, Danilo Alvim.