• Sheila Olivarez /

Hasta junio de este año el ratio de la deuda externa del país se redujo a 28,9% con relación al Producto Interno Bruto (PIB), según los datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

De acuerdo con la tabla comparativa del ministerio, el porcentaje actual de la deuda externa es bajo, si se compara con lo que sucedía durante los gobiernos de corte neoliberal.

Por ejemplo, en el gobierno de Jaime Paz Zamora la deuda externa alcanzó al 67,0%, en la administración de Gonzalo Sánchez de Lozada se ubicó en 62,8% y en la gestión de Carlos Mesa llegó a 51,6%, siempre con relación al PIB.

Gobierno del MAS

Desde 2006, en la gestión del presidente Evo Morales, este índice fue en descenso según el analista económico Lorgio Ardaya, expresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, porque los préstamos se destinaron a salud, educación y a la construcción de caminos.

“Los créditos cuando son destinados a infraestructura, edificación de puentes, escuelas, salud son activos que quedan para la sociedad, que benefician a la población, pero si se toman estos créditos para pagar sueldos y salarios de funcionarios como en los gobiernos neoliberales solo beneficia al aparato burocrático”, explicó Ardaya. Además, mencionó que los últimos créditos tienen que analizarse por la Asamblea Legislativa indicando el objeto del crédito.

“Los organismos internacionales califican a los países al momento de otorgar dichos créditos y el Estado boliviano debe demostrar a través de informes económicos la solvencia y capacidad de pago. En la actualidad estamos —dijo— entre un 40% y 50% del PIB, que representa casi 40 mil millones de dólares comparado a 2006 cuando teníamos solo 10 millones de dólares. Esta relación demuestra que tenemos una solvencia económica estable para garantizar el pago de una deuda externa, “tenemos mayor capacidad de endeudamiento”, señaló el analista.

El Gobierno boliviano, según el experto, está actuando de una manera correcta y se refleja en una inflación controlada. “El golpe de facto que sufrimos en 2019 incrementó el nivel de endeudamiento a 33%, en este periodo de tiempo más de 1.600 millones de dólares no demuestran un criterio de inversión”, aseguró.

PIB – flujo de dinero

“Para dar un análisis sobre la deuda externa se tiene que analizar el PIB que alcanza a la fecha a 42 millones de dólares, el más alto de Bolivia. Hay que saber cuál es la capacidad de pago y esto se entiende a través del ingreso”, indicó Mike Gemio, analista económico.

Gemio mencionó que el gobierno de Luis Arce es el más condicionado por los organismos internacionales para que se realice una inversión pública, bajo un control estricto. “El expresidente Carlos Mesa conseguía recursos de la cooperación internacional manifestando a los medios de comunicación de ese entonces que tenía que pagar los sueldos de los maestros, policías y dichos organismos fueron dadivosos”, sostuvo.