El Senado sanciona la ley para realizar elecciones en 90 días. (Foto: Senado).

El Tribunal Supremo Electoral advierte que la norma reduce la posibilidad de elegir una fecha con base en criterios científicos de la evolución de la pandemia.

Eliana Uchani / Bolivia Digital

El Movimiento al Socialismo (MAS), que controla las decisiones del Senado, sancionó el proyecto de Ley para la Postergación de Elecciones, que establece que en un plazo de 90 días a partir del 3 de mayo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) deberá llevar a cabo los comicios presidenciales. La norma se convalidó a pesar de la emergencia sanitaria y hay críticas.

“El proceso electoral se realizará en un plazo no mayor a los 90 días a partir del 3 de mayo. La definición se realizará mediante resolución expresa, conforme a criterios técnicos del Tribunal Supremo Electoral y científicos provenientes de los organismos especializados, que guiarán las medidas que se adopten para garantizar que los derechos políticos sean ejercidos en las mejores condiciones que las circunstancias permitan, y que no impliquen la propagación del coronavirus (COVID-19) y los consiguientes riesgos para la vida y la salud de los bolivianos en territorio nacional y en el extranjero”, señala el artículo 2 de dicha norma.

La ley sancionada recorta considerablemente la propuesta del Órgano Electoral, que planteó un parámetro de fechas desde el 27 de junio hasta el 26 de septiembre para realizar la votación. Permitía que se consideren las evaluaciones técnicas y epidemiológicas para un mejor trabajo en la jornada electoral.

El debate se prolongó por más de tres horas, se generó una polémica entre los asambleístas del MAS, que a nombre de los sectores sociales pedían que las elecciones se desarrollen lo más antes posible, y los senadores del PDC y UD que solicitaban que se considere la propuesta del Órgano Electoral, porque se debe priorizar la emergencia sanitaria que atraviesa el país por el COVID-19.

Reacciones

El senador de Unidad Demócrata (UD) Óscar Ortiz afirmó que con esta acción el MAS mostró su desprecio por la salud de los bolivianos y que a ese partido solo le interesa la política.

A la vez, cuestionó que los senadores del partido azul se hayan negado al voto nominal en la aprobación de la norma, violando los reglamentos de esa instancia camaral.

“Nuestra posición siempre ha sido que se debe dar curso al proyecto del Tribunal Supremo Electoral y que debió haber sido este Órgano el que con un período de fechas más amplio pudiera haber determinado un momento para las elecciones, una vez que hubiera pasado la fase más crítica de la pandemia del coronavirus en Bolivia”, dijo el senador.

Al respecto, el candidato a la presidencia por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, a través de su cuenta de Twitter, manifestó que apresurar las elecciones implica un riesgo para enfrentar la crisis sanitaria.

“La propuesta del TS Electoral es consistente con la necesidad de privilegiar la salud. Anteponer el interés político, apresurando la elección o pretendiendo su postergación indefinida, es cuestionable e implica un riesgo para enfrentar adecuadamente la crisis que vivimos”, escribió.

La postulante a la vicepresidencia por la alianza Libre 21, Tomasa Yarhui, aseguró que la acción política del MAS es “repudiable” porque atenta contra la vida de los bolivianos y es un acto desesperado por los cuestionamientos a sus 14 años de gestión.

Desconsideración científica

El presidente del Órgano Electoral, Salvador Romero, afirmó que la norma reduce la posibilidad de definir la fecha para el proceso en función a criterios técnicos, logísticos y científicos respecto a la evolución del coronavirus.

“La propuesta que aprobó la Cámara de Diputados difiere del planteamiento del TSE debido a que da 90 días a partir del 3 de mayo y esto implica un recorte del tiempo propuesto, y reduce, de alguna manera, la posibilidad de seleccionar una fecha de acuerdo con los parámetros técnicos y científicos de la evolución de la emergencia”, aseguró la autoridad.

Romero explicó que la propuesta buscaba generar certeza sobre la reanudación del proceso electoral y dar la suficiente flexibilidad técnica para que el Órgano Electoral pueda fijar la fecha de los comicios dentro de ese lapso con base en dichos parámetros.

 Acciones legales 

Por otra parte, Ortiz expresó que evaluarán las acciones legales que asumirán para que la norma sea modificada. A la vez, no descartó que la presidenta Jeanine Áñez tome alguna decisión con su equipo de asesores jurídicos.