El director ejecutivo de la ABT, Victor Hugo Áñez.

Freddy Choque / Bolivia Digital

La Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT) presentó el Plan de Acción Inmediata para la Prevención y Control de Quema e Incendios Forestales en la Chiquitania y reportó la disminución de focos de calor.

El plan fue presentado ante los alcaldes chiquitanos de los municipios de San Ignacio de Velasco, San Miguel, San Rafael, Concepción, Roboré, San Javier y Ascención de Guarayos con la finalidad de articular acciones conjuntas de contención y alianzas estratégicas de acuerdo con las competencias institucionales, reportó el periódico digital notiboliviarural.com.

La participación de las autoridades chiquitanas fue activa y se notó el entusiasmo de encarar este plan de manera conjunta para evitar incendios de magnitud como los que se desencadenaron en 2019 y reaccionar de manera oportuna mostrando un compromiso con su población y los bosques.

Entre los principales puntos tratados se destacan el fortalecimiento de las unidades forestales municipales, iniciar acciones de prevención de manera inmediata y en coordinación interinstitucional, generar un plan de reactivación del sector forestal, considerando que la mayoría de estos municipios basan su economía en la actividad maderera, además de cumplir con las normas de bioseguridad dispuestas por los Centros de Operaciones de Emergencias Municipales (COEM) para prevenir y evitar contagios del COVID-19.

En ese punto, el director ejecutivo de la ABT, Víctor Hugo Áñez, mencionó que se fortalecen las medidas de bioseguridad con la entrega de casetas médicas y arcos de desinfección.

Por otro lado, reportó una disminución del 40% en focos de calor (979) en los últimos siete días. Indicó que el promedio diario en este período ha sido de 122 focos, menor que el promedio de 2019, que contempló 171 focos por día debido al registro de precipitaciones en algunas regiones del país.

Reveló que de 819 focos de calor, el 84% se encuentra en áreas sin cobertura, lo que quiere decir que se trata de lugares cuya vocación de uso de la tierra está destinada a la producción agropecuaria. Y el 16% se localizó en áreas con bosques y matorrales.

Detalló que la ABT realiza inspecciones rutinarias a los instrumentos de gestión autorizados, monitorea y da prioridad al control de sitios donde se concentran focos de calor o existe recurrencia de quemas o incendios.

“En casos en los que se verifica quema ilegal se procede a notificar y sancionar según norma. En esta semana verificamos 33 focos de calor, se dejaron tres notificaciones, se iniciaron cuatro procesos administrativos sancionadores y se atendieron ocho denuncias telefónicas”, dijo Áñez.