Fotos: Jorge Mamani

• Redacción Central /

El nuevo comandante en jefe accidental de las Fuerzas Armadas, general de División Augusto García Lara, comprometió el apoyo de la institución castrense con la justicia boliviana para esclarecer los hechos luctuosos en los que participaron los militares durante el gobierno transitorio de Jeanine Añez, en 2019, ya que esas acciones quebrantaron la Constitución Política del Estado y la Ley Orgánica de la institución al asumir acciones personales.

“Luego de que se presentó el informe final del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre la investigación de los actos de violencia y violaciones de derechos humanos en Bolivia, entre el 1 de septiembre y 31 de diciembre de 2019, identificando plenamente a los miembros de las Fuerzas Armadas que participaron en hechos que enlutaron las familias bolivianas, las Fuerzas Armadas colaborarán con la justicia de acuerdo con nuestras leyes, reglamentos y normas; ya que estas acciones quebrantaron la Constitución Política del Estado y la ley orgánica de las Fuerzas Armadas al asumir acciones de carácter personal”, señaló.

General Augusto García, comandante en jefe de las FFAA.

Junto con García, ayer también fueron posesionados en la Casa Grande del Pueblo el general de Brigada Aérea, Teófilo Medina, como jefe de Estado Mayor general accidental del Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas y el capitán de Navío, Francis Frank Salazar, en el cargo de comandante general accidental de la Armada.

DECRETO DE LA MUERTE

El 14 de noviembre de 2019, Jeanine Añez y su gabinete ministerial firmaron el Decreto Supremo 4078, que autorizaba a las Fuerzas Armadas usar sus armas de fuego en contra de la gente que aún se movilizaba en rechazo al golpe de Estado que se concretó el 12 de ese mes, cuando la entonces senadora se autoproclamó presidenta del país.

En el decreto también indicaba que el personal militar estaba exento de responsabilidad penal cuando actúen en legítima defensa o estado de necesidad.

La intervención militar y policial dejó un saldo de al menos 38 fallecidos y más de un centenar de heridos en las masacres de Senkata, Sacaba, Montero, Huayllani, El Pedregal, entre otras zonas.

El GIEI, que investigó hechos de violencia y violaciones a los derechos humanos de 2019, detectó graves violaciones a los Derechos Humanos y recomendó encarar el juzgamiento de todos los responsables.

El acto de posesión se desarrolló en la Casa Grande del Pueblo.

La Policía y Fuerzas Armadas usaron la fuerza de modo excesivo y desproporcionado y no previnieron adecuadamente los actos de violencia, dejando desprotegidos a los ciudadanos y ciudadanas.

Cinco organizaciones internacionales y una entidad nacional denuncian que en el régimen de Jeanine Añez se produjeron masacres, asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, torturas, uso desproporcionado e innecesario de la fuerza contra manifestantes desarmados y se detectó la presencia de grupos violentos paraestatales.

Cuando Añez se autoproclamó Presidenta, los militares le pusieron la banda presidencial y reafirmaron su apoyo, lo que demuestra que los jefes militares se dieron la vuelta para apoyar el golpe de Estado.

Las investigaciones por estos hechos establecieron diversas responsabilidades, es así que a la fecha 12 jefes militares de entonces están procesados por las muertes, heridos y su participación en el golpe.

SUBORDINACIÓN Y DISCIPLINA

En el acto de posesión, el presidente Luis Arce afirmó que las Fuerzas Armadas se constituyen en uno de los principales garantes del presente y futuro del país, y que su misión debe cumplirse las 24 horas del día y los 365 días del año, sin descanso, sin feriados ni pausas; con base en valores como la subordinación y disciplina.

Agregó que la ausencia de ambos valores en el Estado y la sociedad pueden reinar el caos y la incertidumbre, y los poderes más oscuros pueden hacerse del gobierno, como a finales de 2019.

“Hemos sido testigos de un episodio en el que faltó subordinación y disciplina, en noviembre de 2019 y durante 2020, cuando se produjo el quiebre del orden constitucional luego de 37 años de procesos democráticos ininterrumpido desde 1982”, expresó.

Luis Arce, presidente de Bolivia.

Remarcó que los “malos militares que participaron en el golpe de Estado de 2019” traicionaron la principal enseñanza de la institución castrense, que es el honor.

Arce recomendó a los militares acudir “como cualquier ciudadano común y corriente para defenderse ante la Justicia desde el llano sin hacer valer ningún cargo de nombramiento”, en el momento en que sean convocados “para responder por hechos relacionados a sucesos trágicos y luctuosos”.

El mandatario señaló que como Gobierno legítimamente constituido, en las elecciones de 2020, como autoridades electas por el pueblo, no se puede ignorar la exigencia de justicia de compatriotas que fueron duramente reprimidos por malos militares al servicio de autoridades ilegítimas.

“Ahora la justicia se encargará de ellos y exhortamos al Órgano Judicial a actuar con celeridad y garantizar los encausados en el debido proceso y dar la justicia que reclaman”, dijo.

Nuevas autoridades castrenses

Entre las tres nuevas autoridades castrenses posesionadas ayer por el presidente Luis Arce, se destaca la presencia del general de Brigada Aérea Teófilo Medina Zavala, un miembro de la comunidad afroboliviana.

En 2019, el presidente Evo Morales entregó bastones de mando, sables y espadas a los nuevos generales y almirantes de las Fuerzas Armadas y entre los que ascendieron en esa ocasión al grado de General de Brigada Aérea se destacó Teófilo Medina Zavala.

Este militar es reconocido en la Fuerza Aérea por su desempeño y el profesionalismo en su carrera profesional.

El uniformado es también conocido en el ámbito periodístico puesto que, durante mucho tiempo, fue jefe de Relaciones Públicas de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB). Esta es la primera vez que un miembro de la comunidad afroboliviana ocupa un cargo tan alto en las Fuerzas Armadas de Bolivia.

Desde joven mostró su inclinación por los aviones, es así que mientras cursaba el bachillerato  fue con dos de sus primos a la Fuerza Aérea.

“Ellos se inscribieron y luego me convencieron a pesar de que aún estaba en el colegio. Mi padre me dijo que si quería ser militar, debía ser de la Naval”, recordó.

Su papá estaba molesto cuando se enteró que quería ser parte de la Fuerza Aérea; sin embargo, el joven Teófilo Medina le prometió a su progenitor que con su ayuda volaría detrás de sus sueños, aunque sin su ayuda también se iría a estudiar.

Poco tiempo después, su papá le dio el dinero para ir detrás de sus sueños, eso hace 36 años.

A la par de la carrera militar decidió estudiar Comunicación Social y se le puso la condición de que si perdía una materia sería dado de baja.

Medina redobló esfuerzos y culminó la carrera como uno de los mejores estudiantes.

Los 12 exjefes militares procesados por las masacres y el golpe de Estado

Según una publicación de El Deber, esta es la lista de los 12 uniformados investigados por las masacres y el golpe de Estado de 2019.

1. Almirante Moisés Mejía, excomandante de la Armada. Es investigado por las muertes en las masacres de Senkata y Sacaba.

2. General Pablo Guerra, exjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. Es investigado por las muertes en las masacres de Senkata y Sacaba .

3. General Alfredo Cuéllar, exjefe del Estado Mayor. Es acusado por las operaciones en Sacaba (Cochabamba).

4. General Jorge Gonzalo Terceros Lara, excomandante de la Fuerza Aérea, en el caso denominado Golpe de Estado es investigado por los delitos de sedición e incumplimiento de deberes.

5. Coronel Luis Alberto Pacheco Montaño, excomandante de la Décima División de Ejército, acusado por la muerte de un campesino en Betanzos, Potosí.

6. Coronel Franz Vargas Gonzales, exjefe de un grupo táctico del Grupo de Artillería de Defensa Antiaérea de la Fuerza Aérea.

7. General Iván Inchauste, excomandante del Ejército, acusado por las muertes de Senkata y Sacaba.

8. Almirante Flavio Gustavo Arce, exjefe de Estado Mayor, en el caso denominado Golpe de Estado está acusado por los delitos de sedición e incumplimiento de deberes.

9. General Franco Orlando Suárez, excomandante de la División Mecanizada del Ejército, está acusado por las muertes de Senkata durante un operativo para sacar combustibles.

10. General Palmiro Gonzalo Jarjuri Rada, excomandante de la Armada. En el caso Golpe de Estado es acusado por sedición.

11. General Luis Fernando Valverde. Forma parte del servicio pasivo y fue exdirector de la Agencia Nacional de Hidrocarburos. Tuvo una importante participación en el operativo para el traslado de combustibles desde Senkata.

12. General Pastor Mendieta, excomandante del Ejército. Está acusado por los delitos de sedición e incumplimiento de deberes.

linkedin