xxsoc-f1-facebookalberguelaika

 

Gabriela Ramos – Edición impresa

Organizaciones de protectores de animales demandan a las autoridades la declaración  de emergencia por sobrepoblación, veda a la venta de mascotas y la aplicación de un plan masivo de esterilización.

La representante de Adopta Amor y Defendiendo Animales, Concientizando Humanos (DACH), Silvia Paco, explicó que el pedido de las organizaciones es que se declare emergencia nacional frente al abandono de perros y gatos.

Y en el marco de esa medida, exigen que las autoridades declaren una veda o prohibición a la venta de animales por, al menos, cinco años.

Esta restricción incluiría al comercio que se realiza en ferias, veterinarias y en las calles.

Paco apuntó que también solicitan que se elabore y aplique un programa nacional de esterilización masiva, que incluya precios solidarios e incluso la gratuidad para aquellas familias de escasos recursos.

Estos grupos denominados animalistas realizan estos planteamientos frente a la situación de sobrepoblación que actualmente existe en los albergues para canes y felinos abandonados, sumado a casos como la aparición de jaurías de animales salvajes que acechan a comunidades rurales de El Alto.

“Según los datos que manejan las autoridades, en las ciudades de La Paz y El Alto habría más de 400 mil mascotas callejeras. La situación en el resto del país no es diferente. Necesitamos medidas enfocadas a reducir la sobrepoblación de ellas en la calle”, argumentó la defensora.

Añadió que esos canes y gatos “están sin vacunarse, sin cuidados y son explotados”.

Andrea Vargas, de la Organización de Voluntarios Rescatistas de El Alto, llamó a las organizaciones de activistas a nivel nacional a unirse para pedir al Gobierno la aplicación de estas medidas, que en su criterio “podrían darnos una solución o una alternativa” para disminuir los cuadrúpedos en las calles.

“Somos un grupo de rescatistas independientes, no tenemos albergue, pero, como trabajamos en El Alto, vemos de cerca lo que sucede con los perros abandonados y creemos que la feria 16 de Julio tiene que ser intervenida, porque de ahí salen los animales que luego son abandonados”, afirmó.

Si bien muchas personas se dedican a este comercio por pobreza, otras se enriquecen con él.

“No toda esa gente es pobre, hay criadores que se enriquecen con los animales de raza. En esa feria encuentras animalitos que se venden hasta en cinco bolivianos y es la gente irresponsable la que los compra y luego los abandona. Si suspenden la venta de mascotas, creo que en un par de años se reduciría el abandono”, expresó.

En La Paz existen al menos 15 albergues regentados por asociaciones de activistas, los cuales están saturados por la cantidad de animales que les dejan o que rescatan.

Por ejemplo, en uno de ellos,  Peluchín, existen 73 animales, entre gatos y perros, y la carga económica para alimentarlos se multiplica.

Por ello, las entidades se organizan y realizan ferias de adopciones. En la última, que se realizó en la plaza Villarroel,  encontraron hogares para 78 animales, de 90 disponibles.

La activista Paco señaló que las medidas planteadas fueron puestas en conocimiento del anterior comandante de la Policía Forestal de Medio Ambiente (Pofoma) y esperan que el actual  continúe con el trabajo para presentarlas oficialmente a las autoridades en 2020.

También solicitarán modificaciones a la Ley 700 para que se prohíba el sacrificio de animales por usos y costumbres, y que se endurezcan las sanciones por biocidio, de seis años a por lo menos 15 años de cárcel.

“Para lo que es el maltrato animal y/o abandono ya tenemos la Ley Municipal, que sanciona con dinero a los que incurren en este acto”, pero en este caso solicitamos que estas multas sean incrementadas, apuntó.