Foto: Archivo

Redacción Central /

Pequeños productores, transportistas, cooperativistas mineros, entre otros, expresan su rechazo al paro cívico anunciado por sectores de oposición para el 11 de octubre. El Gobierno advierte que esta medida podría generar una pérdida de $us 112 millones y afectaría principalmente a las familias más humildes.

El secretario ejecutivo del Transporte Libre de La Paz, Limbert Tancara, dijo que un paro sólo pondría “un freno seco” al proceso de reactivación económica del sector y del país. Indicó que no acatarán la medida, sino, por el contrario, dijeron: “Vamos a salir a desbloquear ese día”.

“Rechazamos tal disposición, tal anuncio de los comités cívicos, que obviamente a ellos no les va a afectar, son empresarios, nosotros no vamos a parar”, sostuvo el dirigente transportista.

El representante de los productores de leche de Tarija, Jaime Luján, explicó que un día de paro evitaría la comercialización de 50 mil litros de leche, que representan cerca de Bs 150 mil de pérdida económica en desmedro de las familias. Agregó que su sector no acatará la convocatoria de los comités cívicos.

En la misma línea, el presidente de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype) de Oruro, Teodoro Chambi, condenó el paro. Sostuvo que ésta o cualquier otra manifestación similar no es conveniente en una etapa de reactivación productiva, cuando muchas empresas aún tienen dificultades para despegar luego del periodo de crisis que comenzó en 2020.

100 millones de bolivianos sería el daño económico en el sector de la construcción por el paro de actividades de sólo un día.

“Para nosotros es muy lamentable que se pueda anunciar paros, necesitamos trabajar, impulsar nuestras actividades”, agregó.

Indicó que el sector de las pequeñas industrias percibe que la economía va mejorando, pero de manera lenta porque en este momento las personas priorizan sus recursos a la salud y alimentos y dejan en segundo plano a las manufacturas.

CONSTRUCTORES Y COOPERATIVISTAS MINEROS

El secretario ejecutivo de la Confederación Sindical de Trabajadores en Construcción de Bolivia, Valerio Ayaviri, declaró a la Red Patria Nueva que su sector no acatará el paro porque éste arriesga el proceso de la reactivación de obras y del sector productivo del país.

Mencionó que actualmente existen 489 mil trabajadores afiliados a la Confederación, de los cuales aproximadamente el 60% se vería afectado, tomando en cuenta que son cuentapropistas, libres, que perciben ingresos en el día.

Según Ayaviri, la actividad de la construcción en todo el país perdería unos Bs 100 millones con un solo día de paralización de actividades.

La Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fencomin) emitió un pronunciamiento donde expresa su respaldo al gobierno del presidente Luis Alberto Arce Catacora y el vicepresidente David Choquehuanca Céspedes, dice que no permitirá acciones de desestabilización del país. Este sector rechaza la medida de los cívicos y exige que las personas que convocaron al paro asuman toda la responsabilidad de las consecuencias que genere la paralización de actividades.

El sector remarcó que la Fencomin no será partícipe del “mal llamado paro cívico” porque éste responde a intereses particulares y no al proceso de reactivación del aparato productivo nacional.

PÉRDIDA ECONÓMICA

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, afirmó esta semana que el paro cívico atenta a la economía de los más humildes, de aquellos ciudadanos que viven del día a día para el sustento de sus familias.

Mencionó que de acuerdo con una cuantificación promedio se estableció que si la actividad productiva del país se paraliza un día la pérdida alcanza a $us 112 millones.

“Entonces no podemos atentar contra aquellas personas que ejercen y activan su economía diariamente (…) no están castigando al Gobierno, están castigando a la gente más pobre”, afirmó.

Sectores no acatarán el llamado de los cívicos

Fencomin expresó su respaldo al gobierno del presidente Luis Alberto Arce Catacora y del vicepresidente David Choquehuanca Céspedes.

Los trabajadores en construcción no acatarán el llamado de los cívicos.

Los pequeños empresarios condenan el paro más aún en un momento de reconstrucción económica.

linkedin