Una cámara de desinfección en el ingreso a un centro de basto en la ciudad de La Paz.

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

Las personas creen que al ingresar en un túnel, cámara o manga de desinfección, ya están liberados de algún virus, y no es así, ya que estas solo limpian en cierta medida pero no diseminan el virus, advirtió el vicepresidente de la Sociedad Boliviana de Infectología, Víctor Velazco.

Velasco dijo que lo más importante es entender que el distanciamiento no debe ser una medida ignorada, pues aunque lleven puestos sus trajes de bioseguridad y pasen por el túnel muchas veces no se evita que se expanda el COVID-19.

“Las personas pasan por el túnel y piensan que todo el problema está resuelto, y no es así”, insistió el experto en una entrevista con Red Uno.

Aconsejó a las personas mantener el metro y medio de distancia y cuidar la higiene respiratoria con el uso adecuado de los respectivos barbijos.

“Con estas medidas combatirán la pandemia, con esto cumplimos el aislamiento entre todos nosotros y eso es lo que se necesita”, explicó.

En la medida en que se cumpla esa norma y se eviten las aglomeraciones, el profesional aseguró que se podrá manejar esta crisis.

“Lo que hemos observado a todo nivel es que estas cámaras están siendo un ‘distractor’ y generan a todos una falta de seguridad que está siendo experimentada por la mayoría de las personas”, señaló.

En cuanto a las fumigaciones en las calles y avenidas de la ciudad, manifestó que estas no ayudan a eliminar el virus, pero que sí son una buena medida para la limpieza de las mismas, como una norma de higiene.

“Para desinfectar algo, primero hay que limpiar con agua y jabón, y en la medida tan ‘tímida’ que se está haciendo en este momento no está siendo efectivo. No decimos que no sea una buena acción, pero no está bien enfocada”, explicó.