INFO

 

Redacción central / La Paz – Edición impresa

Ante denuncias por hechos de corrupción, enriquecimiento ilícito, daño económico al Estado y uso indebido de influencias en contra del exministro de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) César Cocarico, legisladores de Unidad Demócrata (UD) afirmaron que una asociación delincuencial, “Clan Cocarico”, operaba dentro de esta cartera de Estado y pedirán un informe al actual titular.

El miércoles, el viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Luis Alberto Áñez, reveló que el exministro (César Cocarico) incurrió en varios hechos irregulares que serán presentados y detallados con documentos en los próximos días.

“La próxima semana voy a llamar a una conferencia de prensa y voy a mostrar documentos y papeles de los proyectos fantasmas y todo el despilfarro de plata que hizo el exministro Cocarico”, anunció.

De acuerdo con la autoridad, se detectaron acciones como la creación de proyectos fantasmas, el robo de ganado y equipamiento agrícola, y otros a los que calificó como “impresionantes”.

Clan familiar

En esa línea, el senador por UD Edwin Rodríguez afirmó que prácticamente se conformó un clan, una asociación delincuencial dentro del MDRyT durante la gestión del Movimiento al Socialismo (MAS), hecho que demandará de mucha voluntad política para desarticularlo y dar con los culpables.

“Anteriormente se denunciaron varias irregularidades, pero como el MAS estaba en función de gobierno, no se podía avanzar mucho en materia de investigación (todo estaba encubierto). Hoy, el gobierno de Jeanine Áñez tiene todas las armas para desenmascarar a la exautoridad y dar a conocer la ola de corrupción del MAS”, manifestó.

En 2018, el diputado Amílcar Barral (UD) presentó una denuncia penal en contra del entonces Ministro de Tierras por los delitos de incumplimiento de deberes, encubrimiento y omisión a denuncia en el caso “Clan Cocarico”. En esa época, recordó que el hermano del exministro (Rogelio Cocarico Yana) guarda detención en el penal de Palmasola, sindicado por la “estafa agravada de $us 200 mil” que cobró a múltiples víctimas de una comunidad menonita, a quienes ofreció sanear “tierras ilegales” y fiscales en 2016.

También está denunciado un segundo hermano (Luis), quien en 2016 fue acusado de estafa agravada en la localidad Arenales de Yunchará, en Tarija. Prometió comprar un tractor y a cambio pidió Bs 150 mil, pero luego desapareció.

Por entonces se sospechó que dentro del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT), que dependen del MDRyT, se formó “una red de corrupción” encabezada por familiares del exministro.

Para el legislador Gonzalo Barrientos (UD), estos hechos quedaron solo en denuncias debido a la alta influencia del MAS en el Órgano Judicial.

“Ahora, nosotros vamos a solicitar un informe detallado de todos estos casos, para que los podamos remitir al Ministerio Público, en el marco de nuestras competencias de fiscalización. Sabemos de proyectos fantasma, malversación de recursos económicos, corrupción y todo eso debe ser investigado y sancionado”, enfatizó.

Por su parte, el exdirigente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) Adolfo Chávez mencionó que el  MAS incurrió en varios hechos ilegales a nombre de los campesinos, que se vieron engañados por un gobierno que loteó sus tierras y despilfarró dinero.

“Se trata de una persecución política”

Consultado sobre los supuestos hechos de corrupción dentro del MDRyT, que apuntan como directo responsable al exministro Cocarico, el diputado del MAS Franklin Flores mencionó que son acusaciones vinculadas a “una persecución política”.

Por otra parte, el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) afín al MAS, Jacinto Herrera, indicó que el actual Gobierno de transición encara una “cacería de brujas” para desprestigiar a la anterior administración.

Sostuvo que actualmente no se tiene ningún tipo de coordinación con el Ejecutivo para encarar proyectos.