La directora ejecutiva de la AJAM, Brenda Lafuente Fernández, junto con representantes mineros. (Foto: AJAM)

• Redacción Central /

La Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM) cumplió el 28 de mayo su séptimo aniversario como entidad estatal encargada de la dirección, administración superior, registro, control y fiscalización de la actividad minera en todo el territorio del Estado Plurinacional de Bolivia.

La entidad reguladora, en el marco de la Ley 535 de Minería y Metalurgia, es una institución autárquica, con personalidad jurídica y patrimonio propio, bajo tuición del Ministerio de Minería y Metalurgia, señala un comunicado de prensa.

Desde el 14 de enero de este año, Brenda Lafuente Fernández asumió la dirección ejecutiva nacional de la entidad con el compromiso y convicción de contribuir a la reactivación de la economía nacional, a través del servicio efectivo y eficaz al sector minero.

De acuerdo con la AJAM, en cuatro meses de la actual gestión se presentaron denuncias por hechos de corrupción dentro de la institución, registrados en 2020, que están siendo investigados. También se ejecutaron operativos en la lucha contra la minería ilegal, como atribución fundamental de la AJAM, cumpliendo el mandato del presidente Luis Arce Catacora.

Lafuente Fernández firmó varios convenios de cooperación interinstitucional, con la finalidad de mejorar la atención al sector minero, impulsando los procesos operativos y de desarrollo para fortalecer la capacidad institucional.

La AJAM sostiene que continuará desempeñando sus funciones en el marco de sus competencias con el firme compromiso de desarrollar lazos con el sector minero en la desburocratización del sistema de otorgamiento de derechos, la agilización en los trámites y la respuesta oportuna a los requerimientos de los actores productivos mineros, dentro de sus competencias.