Foto: 20 minutos

• Telesur / Prensa Latina /

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) publicó ayer el resultado de la segunda vuelta para elegir al nuevo presidente de Perú. El proceso da como vencedor el candidato por Perú Libre, Pedro Castillo, con el 50,17% de los votos válidos luego del 100% de las actas procesadas.

A través del portal web habilitado para mostrar el avance del proceso de escrutinio, el ente precisó que Castillo obtuvo 8.810.557 votos, frente a los 8.747.951 de su contrincante por el partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori, lo que representa el 49,82% de los sufragios.

De acuerdo con el jefe de la ONPE, Piero Corvetto Salinas, “alcanzamos el 100 por ciento de actas procesadas, primer gran hito del cómputo de resultados. Quedan pendientes actas en los JEE (Jurados Especiales Electorales)” para concluir con todo el proceso de cómputo de votos.

Mediante su cuenta en la red social Twitter, expresó su agradecimiento a “los miles de chalecos azules de la ONPE, que sacaron adelante una elección segura, tranquila, limpia y transparente, como nos comprometimos”.

El candidato presidencial Castillo ha hecho varios llamados a la población para que se mantenga vigilante del conteo y defender cada voto, respetando la voluntad del pueblo peruano.

La aspirante Fujimori ha realizado denuncias sobre supuestas irregularidades en el proceso del conteo de los votos emitidos el 6 de junio.

La mposibilidad de anular las actas

Un experto en procedimientos electorales y un exprocurador coincidieron en advertir que es legalmente imposible que se anulen actas del reciente balotaje en Perú, como pretende la candidata Keiko Fujimori.

El especialista Jorge Jáuregui desahució virtualmente más de 800 recursos de nulidad presentados por Fuerza Popular, partido fujimorista, porque la legislación vigente establece que sólo se pueden presentar durante la elección.

Añadió que la justicia electoral fija motivos muy acotados para anular actas, como la presión violenta, el cohecho y otras acciones externas durante la votación y exige pruebas múltiples y contundentes del momento de la infracción, lo que es imposible porque “habría que viajar al pasado” a obtenerlas.

El exprocurador Ronald Gamarra, integrado al equipo que defiende los votos de Castillo, dijo que es seguro que todas las impugnaciones serán rechazadas porque el voto ciudadano es inexpugnable, está protegido por la presunción de legalidad.

Lo que ahora prosigue

Los Jurados Electorales Especiales deberán resolver en primera instancia las actas calificadas como observadas, ya sea porque estaban incompletas, presentaban inconsistencias o se planteó una solicitud de nulidad o votos impugnados.

Una vez concluido este periodo de tres días, las organizaciones pueden emitir recursos de apelación en el transcurso de las siguientes 72 horas.

A continuación, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) analizará las impugnaciones y emitirá una decisión final en un plazo máximo de tres días. (RT)

linkedin