Una mujer boliviana de la tercera edad. Foto: Helvetas.org

Gabriela Ramos / Bolivia Digital

De las 410 llamadas que recibió el call center implementado por el Gobierno para atender a la población durante la cuarentena por el coronavirus (COVID-19), entre el 5 y 7%, es decir unos 27 llamados, fueron hechas por personas de la tercera edad que buscan contención psicológica debido a que están padeciendo efectos nocivos debido al aislamiento social.

“Del total de llamadas recibidas en el call center, entre el 5 y el 7% fueron de personas de la tercera edad que seguramente tenían como mayor distracción salir a la plaza del barrio o ir a visitar a sus hijos, pero ahora no pueden hacerlo”, señaló Verónica Alfaro, presidenta el Colegio de Psicólogos.

La profesional señaló que las personas adultas mayores son las que más sienten los efectos de la cuarentena y resienten la soledad, el confinamiento y, en algunos casos, el aislamiento en el que se encuentran debido a la cuarentena determinada por el Gobierno para contener el brote de coronavirus que está afectando al país y que ya causó 330 infectados y 27 muertos.

Las personas adultas mayores forman parte de los grupos de riesgo más susceptibles a contraer el COVID-19 debido a su avanzada edad o porque desarrollaron enfermedades de base como la diabetes o la hipertensión.

Alfaro señaló que las familias deben realizar un mayor acompañamiento a las personas de la tercera edad, porque pueden desarrollar cuadros depresivos al no tener actividades que desarrollar.

Señaló que en el caso de las familias que viven junto a una persona adulta mayor, se la debe incluir más en la dinámica familiar, para ello se puede recurrir a los nietos

“El abuelito puede enseñar a los nietos a bordar, a tejer o a practicar juegos de antaño”, recomendó.

En el caso de las personas de la tercera edad que viven solas, Alfaro recomendó a los hijos que apelen a la tecnología para mantenerse en contacto constante con sus papás o familiares mediante llamadas o videollamadas en el mejor de los casos.

Reiteró su pedido para que quienes lo necesiten llamen a la línea gratuita 800-10-1104 para buscar contención psicológica.