INT13 - F1 - PROTESTAS - ENTORNO

 

EFE – Edición impresa

Según autoridades de Protección Civil, unas 4.000 personas se manifestaron ayer en Ciudad de México contra la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que coincide con el primer aniversario de su toma de posesión.

La marcha fue convocada por la asociación civil Chalecos México y estuvo marcada por la presencia de la familia LeBarón, parte de la comunidad mormona de Sonora que fue víctima de una masacre el 4 de noviembre en la que murieron nueve de sus integrantes, seis niños y tres mujeres.

“Nosotros estamos marchando para unir al país, no para dividir. Nos podemos caer mal, podemos odiarnos, pero debemos estar de acuerdo con que la vida es más importante y debemos unirnos para detener el asesinato y la masacre en nuestro país”, dijo Julián LeBarón antes del inicio de la protesta.

Durante el recorrido de la marcha, desde El Ángel de la Independencia hasta el Monumento a la Revolución, se escucharon cánticos en contra de López Obrador y, sobre todo, de su política de seguridad, además de numerosos reproches a la concesión de asilo por parte de México al expresidente de Bolivia, Evo Morales.

“No hay crecimiento, la corrupción sigue; todo lo que supuestamente iban a solucionar, no lo han hecho. Estamos yendo para atrás”, resumió Pepe Curiel, uno de los manifestantes.

Aseguró estar preocupado principalmente por la inseguridad porque “está peor que nunca” y recordó los casos violentos más importantes de los últimos meses, como la fallida detención del hijo del narcotraficante ‘Chapo’ Guzmán en Culiacán o la masacre de Sonora.

Otra manifestante, Ana Rosa Macedonia, denunció el abandono que sufren los jóvenes y recordó que “la educación y la sanidad están muy mal”.

“No tenemos seguridad. Nos están matando y a López Obrador no le importa. No le importa nada más que él. Estoy de acuerdo con que es un dictador”, valoró Macedonia.

Estas marchas se reprodujeron en 37 ciudades de toda la República.