René Sahonero, director del Sedes de La Paz. (Foto: RRSS)

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

Unos 70 funcionarios, entre médicos y enfermeras-, que prestaban sus servicios en los centros de salud de San Roque, Villa Cooperativa, Puerto Camacho, Pomamaya, Ocomisto y Franz Tamayo, en la ciudad de El Alto, tuvieron que ser replegados y destinados a otros nosocomios debido a la falta de garantías en el ejercicio de su labor luego de que el WaynaBus en el que eran transportados fuera apedreado la pasada semana, al igual que una ambulancia.

«Ante las agresiones que sufrieron el 30 de abril y el 1 de mayo los buses de servicio municipal (WaynaBus), así como las ambulancias, todo el personal deberá replegarse, tanto los dependientes del Sedes, del Ministerio de Salud como los dependientes del municipio”, señala el instructivo que envió al sector la Gobernación paceña.

Los galenos fueron apedreados en la antigua parada 8 del Distrito 14 de El Alto. Por tanto, la medida es indefinida hasta que las juntas vecinales garanticen la seguridad del personal de salud, añade el documento.

René Sahonero, director técnico del Sedes de La Paz, en entrevista con ATB, señaló que se instruyó a los directores de esos hospitales que sean reubicados a otros centros y continúen con su labor.

“No podemos dejarlos para que sigan corriendo riesgo”, manifestó.

“No es posible que no respeten, una ambulancia es sagrada porque es un vehículo que traslada a las personas con el fin de cuidarlas, no se está haciendo otra cosa que sanar y salvar vidas”, complementó Sahonero.

LinkedIn