Las tradicionales alcancías fueron las más solicitadas. // FOTO: Gonzalo Jallasi

• Estéfani Huiza Fernández

La feria de la Alasita cerró ayer con el tradicional remate. Aunque los comerciantes se quejaron por la falta de afluencia, coincidieron en que las ventas subieron en estos dos últimos días. Cada estand preparó diferentes sorpresas e interesantes ofertas para sus visitantes.

El secretario general de la Asociación Central de Artesanos Creativos La Paz, Sergio Quenta, comentó que aunque la feria fue retrasada por la pandemia, la ciudadanía acudió a los puestos de venta, aunque no como en otros años.

 “Todo el mes hubo poca presencia, pero había movimiento siquiera para llevar algo de comida a la casa”, dijo el artesano.

Miguel Ángel Sánchez, secretario general del sector ‘A’ Miniaturas, explicó que su organización está compuesta por 121 miembros y se caracteriza por ser el sector más artesanal.

Sánchez agregó que si bien el cambio de fecha les afectó, se notó el movimiento económico.

“Estos dos últimos días sí hubo afluencia de gente, agradecemos a la población por venir a visitarnos”, manifestó.

Angélica Mujica, que es artesana, elabora manillas, pendientes y collares en base a crochet. Además confecciona bolsas reciclables con los aguayos andinos; contó que le tenía poca fe a la feria, pero    afirmó que sus productos se vendieron bien.

“Hemos tenido buena venta, no me puedo quejar”, precisó.