El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, junto a su par boliviano, Luis Arce, durante la Cumbre del ALBA-TCP. (Foto: Agencias)

Prensa Latina/Telesur/

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) renovó el compromiso con la unidad y la cooperación frente a las amenazas a la estabilidad de la región.

Al término de la XIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP, celebrada en Caracas, las autoridades del bloque ratificaron la voluntad de integración genuinamente latinoamericana y caribeña, que permita enfrentar las pretensiones de dominación imperialista.

En tal sentido, los países miembros de la Alianza resaltaron la necesidad de fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) como mecanismo de concertación política que reúne a los Estados de la región, basado en el principio de unidad en la diversidad.

La declaración final de la reunión saludó además el retorno del orden constitucional en Bolivia, y las gestiones del presidente Luis Arce, tanto en el ámbito interno como internacional, para avanzar hacia la reactivación económica del país sudamericano.

El ALBA-TCP reiteró el reconocimiento a las autoridades legítimas de Venezuela y saludó la próxima celebración de elecciones regionales y municipales, expresión de la sólida democracia participativa y protagónica del pueblo venezolano.

El mecanismo de integración subrayó el apoyo al Gobierno de Nicaragua y condenó los reiterados intentos desestabilizadores contra la nación centroamericana por parte de Estados Unidos, con el fin de interferir en el desarrollo de los venideros comicios.

La Alianza reafirmó asimismo la condena al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington contra Cuba, así como el rechazo a la campaña de descrédito promovida por el Gobierno estadounidense contra la cooperación médica cubana, en medio de la pandemia de Covid-19.

En el ámbito sanitario, los países del ALBA-TCP urgieron a la inmunización universal contra la enfermedad por el coronavirus SARS-CoV-2, así como a asegurar una distribución urgente, equitativa, solidaria, y a precios accesibles de vacunas, insumos y equipamientos.

Unidad latinoamericana por Cuba
Durante su intervención, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, agradeció a los Estados miembros del ALBA-TCP por “su incondicional apoyo y respaldo a la resolución contra el bloqueo” económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos, luego de que 184 países votaran a favor de ponerle fin ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

“La comunidad internacional rechazó la política ilegal, criminal y genocida que intenta doblegar la heroica resistencia del pueblo cubano”, añadió el diplomático y añadió que la isla caribeña “mantiene invariable su solidaridad con los pueblos” para seguir enfrentando la pandemia.

Rodríguez se solidarizó con la lucha de Venezuela “contra el imperialismo y la oligarquía que pretenden impedir el avance de la obra iniciada por (Simón) Bolívar, forjada por el comandante (Hugo) Chávez, defendida heroicamente por el pueblo chavista en unión cívico-militar bajo el liderazgo del presidente constitucional Nicolás Maduro Moros”.

Además reiteró el firme respaldo de Cuba al pueblo nicaragüense y al Gobierno de reconciliación y unidad nacional presidido por el comandante Daniel Ortega.

Solidaridad en el Caribe
El primer ministro de la Mancomunidad de Dominica, Roosevelt Skerrit, ratificó su solidaridad con los pueblos y Gobiernos de Venezuela y Bolivia ante las agresiones impulsadas desde el extranjero, mientras que reconoció la nueva victoria de Cuba ante la Asamblea General de la ONU.

Por su parte, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, alertó que “hay mucho ruido cuando hablamos del colonialismo digital, quieren mantenernos atomizados, transformar a nuestras sociedades en laboratorios sociales”.

Correa y Morales
El expresidente de Ecuador Rafael Correa destacó que “nuestro objetivo debe ser lograr nuestra segunda independencia con pluriculturalidad”.

Puntualizó que “pese a la arremetida que hemos tenido, ahí están nuestros pueblos, Cuba con sus vacunas contra el Covid-19, Venezuela sigue resistiendo, Bolivia le dio una lección a la CIA en las elecciones”.

El expresidente de Bolivia Evo Morales, en tanto, subrayó que “nuestros pueblos luchan por la paz con igualdad social”, mientras que Estados Unidos agrede con sus intervenciones militares.

Historia y metas del organismo

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) nació el 14 de diciembre de 2004 por un acuerdo firmado entre Venezuela y Cuba, como forma de integración y unión de América Latina y el Caribe.

Es una plataforma de integración de los países de América Latina y el Caribe, que pone énfasis en la solidaridad, la complementariedad, la justicia y la cooperación, que tiene el propósito histórico fundamental de unir las capacidades y fortalezas de los países que la integran, en la perspectiva de producir las transformaciones estructurales y el sistema de relaciones necesarias para alcanzar el desarrollo integral requerido para la continuidad de nuestra existencia como naciones soberanas y justas. Es además una alianza política, económica, y social en defensa de la independencia, la autodeterminación y la identidad de los pueblos que la integran.

Está compuesta por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Mancomunidad de Dominica, Antigua y Barbuda, Ecuador, San Vicente y Las Granadinas y Santa Lucía.

El ALBA-TCP cuenta con una estructura orgánica cuya máxima instancia de deliberación, decisión y orientación política es el Consejo Presidencial, al que se subordinan el Consejo Social, el Consejo Económico, el Consejo Político y el Consejo de Movimientos Sociales. Además se constituyeron el Comité de la Mujer e Igualdad de Oportunidades, el Comité de Defensa de la Naturaleza y la Comisión Política (compuesta por un Grupo de Trabajo sobre Derecho Internacional, Autodeterminación, Respeto por la Soberanía y Derechos Humanos y una Coordinación permanente y Secretaría Ejecutiva). Está pendiente de instalarse el Comité Permanente de Defensa y Soberanía.

Arce plantea reimpulsar los mecanismos de integración y destaca el resurgimiento de los gobiernos progresistas

Ante una audiencia internacional, el presidente Luis Arce planteó reimpulsar los mecanismos de integración como el ALBA-TCP, Celac y Unasur, para construir la Patria Grande en momentos de crisis del capitalismo y un resurgimiento regional de la fuerza emancipadora progresista.

La autoridad asistió este jueves, en Venezuela, a la XIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), en el marco de la conmemoración del Bicentenario de la Batalla de Carabobo.

Arce destacó los postulados del Libertador Simón Bolívar, la urgencia de consolidar la Patria Grande en base a la unidad. También destacó el triunfo de Pedro Castillo, en el Perú, e hizo un llamado para que se respete la voluntad popular expresada en las urnas.
Enumeró varias de las secuelas que tuvo Bolivia tras el golpe de Estado iniciado en 2019, dijo que el gobierno apunta a reconstruir la patria destruida por el régimen de facto y que ahora se trabaja en la búsqueda de la verdad, memoria y justicia.

“En #Bolivia estamos reconstruyendo nuestra Patria, que fue destruida por un gobierno corrupto que llegó al poder con un golpe de Estado, a finales de 2019, solo para saquear los recursos con base en un modelo neoliberal y restituir la República colonial, racista y discriminadora”, escribió al respecto en su cuenta de Twitter.

En su discurso, hizo conocer los avances del plan de vacunación masiva que se aplica en el país, destacó los logros de Cuba en la producción de vacunas y saludó los resultados alcanzados en diversos campos por parte del ALBA-TCP.

Respecto a la importancia de la unidad e integración regional, dijo que “la construcción de la Patria Grande requiere también de nuevos mecanismos y esquemas de integración regional y subregional, mecanismos que privilegien la solidaridad y la complementariedad económica, política y social de nuestros pueblos. Tenemos que retomar el camino de la integración por la emancipación mediante mecanismos efectivos y no retóricos”.

“Hoy más que nunca necesitamos levantar las banderas de la unidad de nuestra América, en este sentido apostamos por un ineludible reimpulso del ALBA-TCP, de la Celac y la Unasur, con más fuerza que nunca”, manifestó.

Explicó que ante las voces conservadoras que señalaron que ya se dio el fin del ciclo de gobiernos progresistas y de izquierda en América Latina, la realidad muestra todo lo contrario.

“Hoy, en 2021, resurge con fuerza la energía emancipadora de nuestros pueblos, y nuevos actores en la región se suman a las ansias irrenunciables de independencia, dignidad y soberanía económica y política”, sostuvo. (ABI)

En ese sentido, desde la Cumbre del ALBA-TCP saludó el triunfo del profesor Pedro Castillo en el Perú e hizo un “llamado a las instancias correspondientes a que se respete la voluntad popular expresada en las urnas”.

Sobre la pandemia del Covid-19, en momentos de crisis del capitalismo, el presidente Arce escribió en su cuenta de Twitter que “estamos frente a una nueva crisis del capitalismo, y como en toda crisis capitalista se socializan las pérdidas y se privatizan las ganancias, ésta vez, debido al Covid-19, asociadas a transnacionales de la salud que se alimentan de la mercantilización de la vida de pueblos”.