Expresidente de Argentina, Mauricio Macri. Foto: RT

RT/Bolivia Digital

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció este lunes que su administración iniciará una querella criminal contra el Gobierno del expresidente Mauricio Macri por el irregular pedido del préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI), «para determinar quiénes han sido los autores de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales».

En su discurso, por el inicio de sesiones ordinarias del Congreso, Fernández remarcó que el macrismo tomó la deuda sin realizar un debate legislativo previo. Según la Constitución local, esta clase de determinaciones financieras requieren la aprobación parlamentaria. Al respecto, el líder peronista afirmó que el préstamo por 44.000 millones de dólares «es el más grande de la historia del FMI». Sin embargo, lamentó que ese dinero «se esfumó» antes del cambio de administración, ocurrido en diciembre del 2019.

Continuando con sus diatribas, subrayó: «Para que pongamos fin a las aventuras de hipotecar al país, es necesario que endeudarse no sea gratis», haciendo alusión a las posibles consecuencias judiciales que podría tener el expresidente y sus antiguos funcionarios.

Con ese tono, recordó que el actual director del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, reconoció haber influenciado al FMI cuando era funcionario de la Casa Blanca para que Argentina obtuviera su endeudamiento.

Igualmente, el mandatario celebró haber logrado «la renegociación de la tóxica deuda externa» con bonistas particulares, mientras prosiguen las conversaciones con el Fondo para mejorar las condiciones de pago.

Al respecto, para diferenciarse de la gestión anterior, expresó: «No hay más lugar para ajustes recesivos. El programa que se acuerde con el FMI será enviado al Congreso Nacional para garantizar la sostenibilidad y la transparencia como política de Estado».