Revilla precisó que la municipalidad de La Paz será “muy estricta” en el control del cumplimiento de las medidas en contra de la pandemia por el COVID-19. (Foto: Hoy Bolivia)

Reynaldo J. González / Bolivia Digital

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, explicó que de darse la próxima semana una flexibilización hacia la cuarentena preventiva contra la expansión del coronavirus, esta se aplicaría exclusivamente al ámbito laboral previo cumplimiento de medidas de bioseguridad por parte de las fuentes de trabajo autorizadas.

“Es importante señalar que la única actividad que va a flexibilizarse es la actividad laboral en entidades privadas y públicas; muchas de ellas harán teletrabajo, pero muchas de ellas tienen la necesidad de que sus empleados acudan de manera física a sus fuentes laborales”, aseguró en entrevista en directo con BTV.

En ese sentido, Revilla dio a conocer que la posible asunción de un nivel de “emergencia media” en la sede de gobierno, a definirse el próximo viernes, no significaría el retorno a las actividades cotidianas en otros ámbitos.

“No habrá actividades académicas, no habrá colegios, no habrá universidades, no habrá cines, no habrá teatros, no habrá actividades de recreación. Únicamente en este momento (se está considerando la reanudación de las) actividades laborales”, precisó.

En la misma línea, el burgomaestre aclaró que la reanudación de las actividades del transporte público es considerada para el 31 de mayo, una vez que los choferes hayan adecuado sus vehículos a los requerimientos de bioseguridad acordados en pasados días entre el sector y representantes de los tres niveles de gobierno.

“Para circular en nuestra ciudad los vehículos tienen que tener todas las medidas de bioseguridad que digan estas normativas. La Federación de Transportistas de La Paz ha sido más realista pensando que recién la norma será aprobada (por el Concejo Municipal) mañana o pasado mañana, y van a tener una semana para implementar estas medidas de bioseguridad”, adelantó.

Asimismo, Revilla precisó que la municipalidad de La Paz será “muy estricta” en el control del cumplimiento de estas medidas que, según trascendió, incluirían la instalación de separadores entre los espacios ocupados por los conductores y los pasajeros, la reducción de la cantidad de usuarios por vehículo, la restricción vehicular según los últimos dígitos de las placas de circulación, entre otras.

Desde hace varias semanas, representantes del Gobierno central, la Gobernación y los gobiernos municipales del departamento de La Paz coordinan con representantes del transporte público la aplicación de una normativa única para el retorno del sector a sus actividades laborales en una posible flexibilización de la cuarentena contra el COVID-19.