Muestras de sangre para test de coronavirus en Berlín. Foto DW.

DW Deutsche Welle

Susanne Thiele, del Centro Helmoltz de investigación sobre enfermedades infecciosas de Brunswick (norte de Alemania), confirma así informaciones del semanario Der Spiegel, según las cuales el estudio, que tiene previsto iniciarse en abril, se basará en las muestras de sangre extraídas a intervalos regulares de más de 100.000 personas.

Los investigadores analizarán si producen anticuerpos de la COVID-19, prueba de que contrajeron la enfermedad y se restablecieron luego. «Una especie de carnet de vacuna para personas inmunizadas podría establecerse, lo que les permitiría reanudar sus actividades pese a las restricciones aún en vigor», explicó este viernes (27.03.2020) Gérard Krause, que dirige el servicio de epidemiología del centro Helmoltz, a Der Spiegel.

Los científicos quieren así determinar la magnitud de la pandemia en Alemania y cuántas personas infectadas mueren debido al virus.

Los resultados del estudio, cuyo lanzamiento no ha sido aún definitivamente aprobado, podrían facilitar la toma de decisiones sobre una reapertura de los colegios o la autorización de grandes eventos.

Sin embargo, los primeros resultados podrían no ser totalmente concluyentes pues 90% de los adultos están ya inmunizados contra virus menos peligrosos que pertenecen a la misma familia.

«Los investigadores esperan que un test más preciso estará disponible en dos o tres meses», afirma Der Spiegel.

Si todo transcurre según lo planificado, los primeros resultados podrían estar disponibles a finales de abril, como ya avanzó el jueves en rueda de prensa el director del Instituto de Virología de la clínica universitaria berlinesa de la Charité, Christian Drosten.

Alemania, con más de 42.000 casos de COVID-19, ha tomado medidas de confinamiento para intentar detener la propagación del virus, cerrando escuelas, tiendas -salvo supermercados-, así como restaurantes y bares.