El ministro Álvaro Coímbra, durante la conferencia de prensa, hoy. (Foto: Ministerio de Justicia)

Roberto Medina / Bolivia Digital

A pesar de la colisión que sufrieron tres motorizados del Ministerio de Justicia mientras se trasladaban a Pisiga, los alimentos y otros víveres que transportaban fueron entregados a los compatriotas que cumplen con la cuarentena en el campamento Tata Santiago.

“Físicamente nos encontramos bien. Como lo anunciamos ayer, nos trasladamos a Pisiga, cuando entre la neblina y la poca visibilidad que había en una de las trancas que estaba custodiada por militares, tuvimos que frenar de golpe y colisionaron los tres vehículos», informó en conferencia de prensa el titular de Justicia, Álvaro Coímbra.

El viceministro de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción, Guido Melgar, quien formaba parte de la delegación que acompañaba a los dos camiones, permaneció internado en una clínica de Oruro solo por prevención hasta horas de la tarde, debido a que el cinturón de seguridad le quitó el aire el momento del impacto.

«Todo mi equipo está bien, para tranquilidad de sus familias, y solo por un tema de prevención, gracias al Ministerio de Salud, están siendo revisados en un centro hospitalario de la ciudad de La Paz para que no se presente ningún contratiempo», aseguró.

El despacho de Justicia recolectó 30 toneladas de víveres, entre agua mineral, fideo, arroz, papel higiénico, azúcar, harina, avena, sal, aceite, cocoa, trigo, granola, sopa de crema, sardina, atún, leche condensada, insumos de limpieza, enseres de cocina, entre otros, para los 480 bolivianos que retornaron de Chile la anterior semana.