Mujeres artesanas del municipio de Caquiaviri bailan la danza de la tarqueada. (Foto: Amadeo Pilco)

• Estéfani Huiza Fernández/

Amadeo Cristobal Pilco comenzó su carrera artística con las técnicas al agua, luego utilizó pinturas al aceite para cuadros de formato mediano. Sin embargo frenó su carrera para formar nuevos talentos. Hace tres años se jubiló como maestro y retornó a las artes plásticas, pero esta vez utiliza las herramientas que brinda la tecnología.

El paso del tiempo, que a veces parece perecedero, recuerda a Amadeo que lo fundamental en la vida no son las posesiones ni la riqueza que se acumula. Las horas en el reloj no cuentan “si se tiene ese amor por las artes, de cualquier clase de expresión, sin medir consecuencias. No se arrepentirán porque alcanzarán tiempos y espacios creativos, llenos de libertad y productividad sin límites”, explica el artista.

Amadeo nació en 1945, a finales de la Segunda Guerra Mundial e inicios de una nueva etapa política, económica y social para Bolivia. De sus primeros años, como creador, recuerda su incursión en la radio, televisión y las artes. Ámbitos donde pudo llegar gracias a su ingenio y carisma. La creación estuvo presente en toda su carrera, ahora, a sus 77 años, demuestra que la edad es solo un número. “Cuanto más pasa el tiempo, más ideas se me vienen, entre más viejo tengo mayor lucidez intelectual. Vine con un gen o chip insertado en el hemisferio derecho”, expresó.

Entre lo analógico y digital

Para el artista, el arte digital es una disciplina alternativa que se caracteriza por el uso de la informática y las tecnologías digitales, ya sea en el proceso de producción o su exhibición. Amadeo considera que es necesario cultivar nuevos conocimientos de programas, aplicaciones, soportes y la cultura digital para comprender sus alcances.

Sin embargo, el uso de las herramientas digitales en las artes es criticado por algunos de sus compañeros de oficio, sobre ello sostiene: “Es natural, se rechaza lo que no se conoce. Por eso algunos lo ven más como una habilidad técnica, que como un medio de manifestación artística. Por ejemplo, en el arte fotográfico, todos éramos analógicos, con la llegada de las nuevas tecnologías casi todos somos digitales. O eres analógico o digital, o mejor ambos”, sostiene el artista.

Para Amadeo el arte es sinónimo de crear, genera en el artista emociones, sentimientos, imaginaciones y pensamientos en el momento de producir una obra. Pero además sostiene que, dependiendo de la clase de expresión, el arte, en lo individual o social, cumple distintas funciones, como ser pedagógica, ornamental, lúdica, reflexiva, espiritual, estética, ideológica o de simple registro. “En ambas tiene sus limitantes, de acuerdo con la cultura y la economía”, agregó.