Eco 5 pollo foto jorge mamani

 

Redacción central  – Edición impresa

Debido al bloqueo de caminos que impide la llegada de los principales productos de la canasta familiar a las ciudades de La Paz y El Alto, la Confederación Agropecuaria Nacional (Confeagro) analiza ampliar el puente aéreo, habilitado por el Gobierno, para proveer de alimentos a la población a precios razonables.

“Desde la pasada semana estamos enviando alimentos a La Paz por vía aérea, se está perfeccionando aún más la logística para ampliar el aprovisionamiento de los principales productos de la canasta familiar (…). Estamos viendo la posibilidad de reforzar el puente aéreo  e incrementar el número de aeronaves para transportar la mayor cantidad de víveres que sean necesarios”, dijo Reinaldo Díaz, presidente de Confeagro, en conferencia de prensa.

Precisó que al ser Bolivia un país productor de alimentos, es inaceptable que algunas regiones registren escasez, por capricho de algunos grupos movilizados que impiden la llegada y tránsito de camiones.

En esa línea, apuntó que los bloqueos atentan contra el derecho humano a la alimentación y pidió a las autoridades y organizaciones sociales poner fin al conflicto y sancionar a los responsables que obstaculizan el abastecimiento de productos.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Wilfredo Rojo, informó que aeronaves de Boliviana de Aviación (BoA), Amaszonas y de la Fuerza Aérea realizan el puente aéreo, y que los vuelos se irán intensificando para que no falte alimentos en La Paz y El Alto.

Señaló que se trabaja en procura de contar con más aviones, lo que permitirá la ampliación de la capacidad de carga y logística para transportar la cantidad necesaria de productos.

Acotó que también se enviarán víveres a las ciudades de Sucre, Oruro y Cochabamba, que  se vieron afectadas por el bloqueo de caminos.

 

Control de precios

Rojo puntualizó que se coordina con productores del país para que los precios no sufran ninguna variación y que los intermediarios no fomenten el agio y la especulación.

El domingo, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, informó que para evitar el alza de costos de los principales productos de la canasta familiar (en especial de la carne de res y pollo) se desplegó personal de la Intendencia y la Guardia Municipal, además de la Dirección de Mercados, a las 83 ferias de la urbe, con prioridad en los centros de abasto más grandes, como el mercado Uruguay, Rodríguez, Villa Fátima, Yungas, Miraflores, 16 de Julio, Strongest, Achumani e Irpavi.

Indicó que se coordinó con el Ministerio de Desarrollo Productivo para que los puentes aéreos abastezcan de alimentos a La Paz lo antes posible.

Por otro lado, Pedro Yujra, representante de la Confederación Nacional de Carniceros, denunció que intermediarios (aprovechando la situación conflictiva que vive el país) elevaron el costo de la carne de res, principalmente en las ciudades de La Paz y El Alto.

“No es posible que gente ‘maliciosa’ se aproveche de la situación. La población es la más afectada y culpa a los vendedores a detalle de subir el precio de la carne y eso no es así. Los culpables son los intermediarios”, dijo.

 

Los ganaderos priorizan el mercado interno

El vicepresidente de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), Alejandro Díaz, informó que el sector enfocó su trabajo a abastecer de carne a la población boliviana y dejó de lado las exportaciones del producto.

“Nuestra prioridad como sector productivo es poner el alimento (carne) en cada uno de los hogares bolivianos, en calidad y precios razonables. Las exportaciones están paradas, los frigoríficos no están en condiciones de llevar adelante ningún tipo de exportación, esto no nos preocupa ya que la prioridad es abastecer a la población boliviana. Sabemos que una vez que recuperemos la normalidad toda la actividad productiva volverá a su rumbo”, dijo en rueda de prensa.

Díaz precisó que el consumo nacional de carne supera las 230 mil toneladas (t) por año, con un promedio semanal de 4.000 t, siendo los departamentos de La Paz y Cochabamba los mayores consumidores con 1.500 toneladas.

Por otro lado, los avicultores de Cochabamba y Santa Cruz reportaron pérdidas económicas de al menos Bs 500 mil debido al bloqueo de caminos, que también imposibilita la llegada de alimentos para los pollos en las granjas y encarecen el producto en los principales mercados del país.