Foto: Jorge Mamani

Redacción Central /

La pandemia del Covid-19 y la cuarentena aplicada en 2020 afectó duramente a la economía de las personas que trabajan y viven al día. Con la recuperación de la democracia, a partir del 8 de noviembre, cuando Luis Arce Catacora asumió la presidencia, también se comenzó a recobrar el derecho a la salud y educación para todos los bolivianos.

El analista político Marcelo Arequipa señaló que en los ocho meses de Gobierno del presidente Luis Arce es evidente que se atendió con “mayor predominio” la salud de los bolivianos, aspecto que es clave para la reactivación económica.

En el programa A todas luces, de Bolivia Tv, el experto dijo que en la crisis social y económica que “hemos vivido y estamos arrastrando todavía un poco” en el país están incluidos los temas como la justicia, la educación y la salud.

“La salud es la que se está atendiendo con mayor predominio, con mayor atención durante estos ocho o nueve meses de gestión del presidente Luis Arce”, afirmó Arequipa, quien añadió que la vacuna anticovid es importante para la reactivación económica del país.

“Para mí, la vacuna es la clave de la reactivación de la economía; es decir, es la puerta por la cual tú vas a empezar a reactivar la economía y no hay mejor expresión, más nítida de reactivación de la economía que la figura misma del Presidente”, manifestó.

Asimismo, el analista Arequipa explicó que el Presidente del Estado “está haciendo esfuerzos por mantener estable aquello que le fue entregado en términos macroeconómicos y en términos económicos”.

Acotó que para la reactivación es importante que el Gobierno se reúna con los empresarios privados porque “una economía, como la nuestra, tan golpeada no se va a reactivar solamente con la participación exclusiva del Estado”.

Lamentó que la pandemia del Covid-19 y la cuarentena aplicada en 2020 afectó “sin duda” la economía de las personas que trabajan y viven del día. Por otra parte, añadió que la clausura del año escolar en 2020 significó un retroceso y una postergación de varias generaciones.

Con la recuperación de la democracia, a partir del 8 de noviembre, cuando Luis Arce Catacora asumió la presidencia, también se comenzó a recobrar el derecho a la salud y educación.

El Artículo 35 de la Constitución Política del Estado indica que “El Estado, en todos sus niveles, protegerá el derecho a la salud, promoviendo políticas públicas orientadas a mejorar la calidad de vida (…)”.

La Ley 1152 es un hito en la historia del país, porque a través de ésta creó el Sistema Único de Salud (SUS) con un presupuesto de Bs 2.541.402.446,8, para atenciones gratuitas en salud en los tres niveles; hasta el momento se cubrieron 244.217 atenciones, según la ABI.

Para garantizar la recuperación económica se coordinó con la Federación de Asociaciones Municipales (FAM Bolivia) y con las organizaciones sociales, comerciantes, transportistas, gastronómicos, así como con el sector de la prensa para agilizar la inmunización.

Vacunas, oxígeno y personal sanitario para garantizar la salud

Bolivia cuenta con “una canasta de vacunas”, de los proveedores: Sputnik V, Sinopharm, AstraZeneca, Pfizer y Janssen. La inmunización se inició con población priorizada: personal de salud, personas con enfermedad de base de 18 a 59 años y población de 60 años en adelante; paulatinamente se avanzó con otros grupos etarios, de 50, 40, 30 años, y desde julio se extendió a personas desde los 18 años.

Según las proyecciones, hasta diciembre se inmunzará con primeras dosis entre el 88 al 93 por ciento de la población total vacunable.

Dentro del plan oxígeno para Bolivia, se instalaron 37 plantas generadoras de ese insumo vital en hospitales de segundo y tercer nivel, además de otro equipamiento que demandó una inversión de Bs 168,2 millones.

El Ministerio de Salud, a través de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), invirtió Bs 317 millones en contratos de personal, destinados a la lucha contra el Covid-19.

LinkedIn