Redacción central – Edición impresa

El analista en política internacional Andrés Guzmán dijo que la designación de Wálter Serrate Cuéllar es positiva porque dinamizará las relaciones entre La Paz y Washington.

“Es positivo e importante porque el relanzamiento de Bolivia con Estados Unidos es estratégica, en diferentes ámbitos, como el comercial, pero también en ámbitos políticos que influyen en la vida del país, por tanto la designación dinamizará los vínculos diplomáticos”, afirmó.

Serrate fue nombrado embajador en misión especial ante el Gobierno de Estados Unidos.

Guzmán dijo que la decisión que asumió el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez es una buena señal para Estados Unidos luego de 11 años de “relaciones tensas”.

Ahora lo que se debe esperar es la respuesta del gobierno de Donald Trump a esta nueva designación, apuntó.

“Lo importante es que se retoman las relaciones a nivel de embajadores, porque no se habían roto las relaciones diplomáticas, pero se vuelve a tomar vínculos del más alto nivel con Estados Unidos”, apuntó el analista.

De acuerdo con Guzmán, no se debe desaprovechar esta oportunidad toda vez que implica retomar los negocios con el Gobierno norteamericano.

No descartó que esta iniciativa sea mal vista por algunos sectores de la sociedad que no comulgan con la presencia de Estados Unidos en el país, porque pensarán que con ello se pone en riesgo la soberanía nacional.