Infografía: Yuri Rojas

• Franz Acarapi /

Analistas económicos consultados por este medio consideran, por separado, que la economía boliviana alcanzará este año un crecimiento mayor a la meta establecida de 4,4% en el Programa Fiscal Financiero 2021, suscrito el 18 de marzo por el Órgano Ejecutivo y el Banco Central de Bolivia (BCB).

El Banco Mundial (BM), en su reciente informe Perspectivas Económicas Mundiales, del 8 de junio, ratificó la proyección de crecimiento económico para Bolivia de 4,7% para este año, de forma similar al reporte de marzo y superior al presentado en enero con 3,9%.

El organismo prevé que las principales economías experimentarán un repunte, como el caso de Estados Unidos que alcanzará un 6,8% como resultado del apoyo fiscal a gran escala y la reducción en las restricciones por la pandemia, además de China con 8,5% a causa de la demanda reprimida.

El analista económico Miguel Ángel Marañón estimó que estas grandes economías “empezarán a jalar” el crecimiento a nivel internacional, como el caso de América Latina, donde países como Bolivia incrementarán sus exportaciones de productos como alimentos o materias primas (minerales, petróleo y gas natural).

Explicó que en el caso boliviano la reactivación de la actividad económica mundial es acompañada por el fomento a la demanda interna a través de las medidas que aplica el Gobierno nacional, entre éstas el Bono Contra el Hambre de Bs 1.000 o los créditos para la sustitución de importaciones con el 0,5% de tasa de interés anual y otros incentivos, que fueron reflejados en los resultados del Índice Global de Actividad Económica (IGAE), presentado en mayo por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, donde se muestra que la economía del país creció en 5,3% en el primer cuatrimestre (enero-abril).

“De acuerdo con mis propias proyecciones, creo que queda corta la proyección de crecimiento del Banco Mundial, yo creo que vamos a superar el 5 por ciento de continuar (esta normalidad) y de que no nos topemos con algún fenómeno económico social que pueda retrasar la economía”, aseveró Marañón.

Entre tanto, el economista Abraham Pérez sostuvo que tras un año de casi reducirse a cero la actividad económica mundial a causa de la pandemia, con la aplicación de las vacunas en 2021 los países empezaron su reactivación productiva según las fortalezas de cada uno.

En el caso boliviano, mencionó que al hecho de la pandemia se debe agregar la mala gestión del gobierno de facto que ocasionó un fuerte daño a las empresas públicas y a la economía en su conjunto.

Sin embargo, Pérez indicó que, pese a estos acontecimientos, la economía nacional se mantuvo fuerte y hoy se encamina hacia su recuperación acompañada de una inversión pública que asciende a  $us 4.011 millones, por lo cual organismos internacionales como el BM realizan proyecciones de crecimiento para Bolivia por encima del estimado por el Gobierno.

“Yo creo que sí vamos a ir rondando un porcentaje mayor al establecido por el Gobierno (4,4%) y esperemos que lleguemos al porcentaje que están proyectando los organismos internacionales”, manifestó el analista Pérez.

Para el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, es posible que el país alcance las tasas de crecimiento como el proyectado por el BM de 4,7% o del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 5,5% (emitido en abril) por el nivel de inversión pública programado para esta gestión, el paulatino retorno a la normalidad en el sector privado, el mejor desempeño del comercio exterior y las medidas que se aplican desde el Gobierno.

“Podemos crecer a las tasas que dice el Banco Mundial siempre que haya, también, un mayor diálogo desde el Gobierno con los actores productivos para que se vayan atendiendo sus necesidades”, declaró Rodríguez.

IBCE destaca el aporte del sector agroalimentario

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, destacó ayer la contribución del sector agroalimentario al crecimiento de la economía del país.

Explicó que el valor de las exportaciones bolivianas de alimentos al mundo sumó  $us 594 millones de enero a abril de este año, mientras que las importaciones alcanzan a $us 164 millones, con un saldo comercial positivo de $us 430 millones.

“Solamente el sector agroalimentario hasta abril ha aportado al Banco Central (de Bolivia) de forma neta con 430 millones de dólares de un balance positivo en el intercambio de alimentos con el mundo”, indicó el ejecutivo.

Rodríguez estimó que las exportaciones de alimentos bolivianos se encaminan a registrar este año un récord histórico, por lo cual dicha actividad se constituye en la mejor alternativa para salir de la crisis en el corto plazo.

linkedin