Cosecha de cultivos de soya en Santa Cruz. Foto: Archivo

Bolivia Digital

El presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Marcelo Pantoja, informó que el sector productivo rechaza la acción popular interpuesta por un grupo de activistas con la intención de eliminar los decretos supremos que autorizan al Comité Nacional de Bioseguridad, establecer procedimientos abreviados para la evaluación de eventos biotecnológicos para el maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya.

“Vamos a defender nuestro derecho a utilizar semillas genéticamente modificadas para estos cultivos, porque necesitamos de la biotecnología para mejorar nuestra productividad y competitividad, así como para mitigar los efectos climáticos adversos y defender nuestra producción del ataque de plagas, que ocasionan cuantiosas pérdidas a nuestros productores”, señaló Pantoja.

De acuerdo al presidente de la Anapo, el sector ve con “gran preocupación” cómo algunas personas y organizaciones se atribuyen una representación ciudadana, que no la tienen, para realizar acciones dañinas que pretenden impedir el mejoramiento de la producción agrícola.

Dijo que medidas -como la acción popular- solo buscan bloquear el desarrollo del país, atentando contra el “exitoso modelo productivo cruceño que garantiza el 70 por ciento de la provisión de alimentos para Bolivia” y que garantiza la seguridad y soberanía alimentaria de Bolivia país.

“Aporta cientos de millones de dólares a través de la exportación, pero además genera empleos y con ello, una mejor calidad de vida para los bolivianos”, destacó Pantoja al referirse al sector agrícola de Santa Cruz.

La cadena productiva oleaginosa cruceña produce 4,5 millones de toneladas de granos por año, conformado por la soya, el trigo, girasol, maíz y sorgo, y que en conjunto generan un movimiento económico de más de $us 2.000 millones, que es distribuido en toda la cadena de producción de alimentos; los proveedores de insumos, transportistas, exportadores, industrias, entre otros.

“Como principal actor de la cadena productiva más importante del país, producimos soya en la campaña de verano, y rotamos con cultivos de trigo, maíz, sorgo y girasol, en invierno; garantizamos sobradamente lo que demanda el mercado interno; generamos excedentes para la exportación, que solo en el caso de la soya representan cerca de 1.000 millones de dólares anuales”, mencionó Pantoja.