el alteño felcc alteña

 

Bolivia Digital

La presidenta Jeanine Áñez instruyó hoy al ministro de Gobierno, Arturo Murillo, evaluar los daños que sufrieron algunas oficinas policiales a causa de ataques de grupos vandálicos para que sean reconstruidas y así los agentes puedan continuar con su servicio a la población.

«He instruido al Ministro de Gobierno que realice una evaluación y cuantificación de las pérdidas y destrucción de los equipos y dependencias de nuestras fuerzas policiales durante las manifestaciones para poder iniciar su recuperación, y puedan continuar con su servicio a Bolivia», indicó la mandataria en su cuenta de Twitter.

Entre el 11 y 12 de noviembre, turbas enardecidas destruyeron, saquearon y quemaron varias instituciones policiales en las ciudades de El Alto y La Paz como medida de venganza por el motín de la institución del orden y porque luego algunos uniformados recortaron la wiphala de sus uniformes y quemaron algunas de esas banderas.

El Comando Regional de El Alto, la oficina de la Dirección Regional de Tránsito y la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) sufrieron destrozos y fueron quemadas junto con varios vehículos oficiales.

La Estación Policial Integral (EPI) 5 de la zona de Ventilla y de la zona de San Roque de El Alto, y las EPI de Chasquipampa y de Alto Lima de La Paz, también fueron destruidas por las turbas vandálicas.