La canciller alemana pide transparencia al régimen chino, mientras aumentan las sospechas sobre Beijing. También solicitó a la ciudadanía que se mantenga “alerta y disciplinada” para evitar un repunte de la enfermedad, ante el relajamiento de las medidas en el país. (Foto: AFP)

Infobae

Angela Merkel subrayó este lunes que relajar demasiado las restricciones por la pandemia del coronavirus podría “poner en peligro los primeros éxitos”, por lo que pidió a los alemanes mantenerse “alerta y disciplinados” para evitar una recaída que obligue a reimponer medidas estrictas de cuarentena. Al mismo tiempo, solicitó que China —el país donde se originó el brote de COVID-19 y el cual ha estado bajo sospechas por ocultar información sobre sus orígenes— sea más “transparente”.

“Sería una pena que hubiese una recaída, que tuviésemos que dar marcha atrás” a las primeras medidas de relajación de las restricciones de la vida social y la actividad económica, afirmó la Canciller. A su juicio, no se puede “perder ni un segundo de vista que estamos al principio de la pandemia” y aún queda mucho para superar lo más grave de esta crisis.

“Es un momento sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. Puede ser un error ir demasiado rápido” en la retirada de las restricciones, destacó la autoridad. “Esa es mi preocupación”, reconoció.

Merkel consideró que el «mejor camino» para superar la pandemia del coronavirus es el de la «cautela» e insistió en que el reto al que se enfrenta el sistema sanitario es el de ser capaz de «rastrear todas las cadenas de infección».

El Gobierno alemán, agregó en este sentido, actuará «paso a paso» y «despacio», e irá analizando las consecuencias de las medidas para conjugar los deseos de volver a la normalidad de la ciudadanía y el sector privado con los riesgos para la salud y el peligro de sobrecarga del sistema sanitario (algo, añadió, que no ha sucedido en Alemania, pero sí en otros países).

“Los efectos de la apertura de tiendas iniciada hoy se verán en 14 días. Eso es lo que hace difícil la situación”, señaló Merkel.

Señaló estar convencida de que las expectativas y esperanzas de muchos de regresar a la normalidad «solo se podrán lograr» si en el momento actual, «al principio de la pandemia», reiteró, se cumple con las «duras medidas».

La Canciller también pidió a China que sea lo más transparente posible sobre el origen del nuevo coronavirus, coincidiendo con las acusaciones contra el régimen de Xi Jinping de haber minimizado los efectos de la pandemia en su territorio. “Cuanto más transparente sea China sobre la génesis del virus, mejor será para todo el mundo” a fin de que podamos “sacar las enseñanzas”, estimó la dignataria alemana en una conferencia de prensa.

En concreto hay dudas sobre si el origen del nuevo coronavirus es natural o artificial, y respecto a su presunto surgimiento en un mercado en Wuhan, centro de China, especializado en animales silvestres. También hay sospechas sobre un posible ocultamiento de información sensible en los primeros días de la pandemia que podrían haber sido de utilizad para el mundo entero.