POL16-BARRICADA - RRSS

 

Fernando del Carpio Z. – Edición impresa

Luchar por la vigencia plena de la democracia, después de casi 14 años de abuso de poder, llevó a Luis, de 43 años, ingeniero de sistemas, a sumarse a la resistencia especialmente en noviembre, cuando se agudizó la crisis política en el país. Advierte que el riesgo está latente, por lo que “debemos estar alertas”.

Lo hizo porque, según cuenta, tanto los valores como la justicia solo beneficiaban a quienes eran parte del partido gobernante. En su caso, después de estar trabajando en una institución del Estado durante nueve años solo con contratos, intempestivamente y cuando su hijo estaba a punto de nacer le comunicaron que no le iban a renovar su contrato.

Contó que desconocieron la inamovilidad funcionaria, como establecen las normas vigentes tanto para la mujer como para el hombre cuando van a ser padres, y en el Ministerio de Trabajo ni siquiera escucharon su reclamo, por lo que le quitaron el subsidio de lactancia.

Luis admite que por esa experiencia personal y porque en las elecciones del 20 de octubre una vez más se estaba escamoteando el voto resolvió participar en las jornadas de protesta que se instalaron en el centro histórico paceño.

De esa manera formó parte de la agrupación Resistencia Km 0, que cercó todas las vías de ingreso a la plaza Murillo y acompañó el amotinamiento de los efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP).

Firmes con la policía

“Sin la Policía no habría sucedido esto, el amotinamiento policial fue la principal fuerza y los que nos movilizamos (jóvenes, mujeres, adultos y personas de la tercera edad) hicimos presión y logramos que Evo Morales renuncie y después se vaya del país”, expresó.  

Luis reconoce que se ganó la batalla, pero hay que estar atentos, y “la resistencia debe mantenerse en apronte, siguen las amenazas y hay que controlar porque pululan los infiltrados, estuvieron esos días y ahora tratarán de penetrar en los grupos que están contra la dictadura masista”.

Contó que en los días de vigilia, en algunos momentos, cuando circulaba la versión de que grupos de alteños, campesinos y mineros iban a bajar para retomar el casco central, sintió miedo sobre todo por su hijo, pero tras un momento de reflexión pensaba que “estaba luchando por él y el futuro”, y espera no equivocarse.

Pero, ante la proximidad de las nuevas elecciones, Luis y muchos de sus compañeros, según dice, están preocupados porque los partidos políticos están más desunidos que nunca, cada uno queriendo ser candidato, y de persistir esa situación “el MAS podría ganar”, por esa razón considera que “la resistencia debe mantenerse al acecho”.

Advierte que la mayoría masista en la Asamblea Legislativa no renunció a aprobar la Ley de Garantías para liberar de responsabilidades a las exautoridades, y ante esa situación corresponde que el Gobierno de transición asuma acciones legales a nivel internacional contra los gobiernos de México y Argentina que apoyan a Evo Morales con el pretexto de que hubo “golpe”.