Varios puestos de venta se abrieron en la cuarentena. (Foto: ABI)

ABI

La presencia de la pandemia por el COVID-19 en la ciudad de La Paz, como en el resto del país, promovió la creación de nuevas iniciativas económicas, principalmente artículos de bioseguridad y servicios gastronómicos, logrando establecerse al menos 2.250 nuevas licencias de funcionamiento, informó este sábado el secretario municipal de Desarrollo Económico de la Alcaldía paceña, Sergio Siles.

Explicó que el 45% de ese total, es decir 1.350 nuevas licencias fueron expedidas para negocios de venta, por mayor y menor, de elementos de bioseguridad.

«Principalmente, los microempresarios y artesanos que se dedicaban a la producción de textiles. Varios de ellos fabricaban chompas, camisas y han optado por realizar el trabajo y la conversión a la elaboración de barbijos», precisó Siles.

El 30%, equivalente a los restantes 900, están vinculados al expendio de alimentos, como restaurantes, pensiones, venta de pollos al spiedo y otros comestibles. Hasta antes de la pandemia, en este rubro muchos de los comerciantes se dedicaban a la venta de bebidas alcohólicas.

Al inicio de la pandemia, no se pudo conocer el impacto económico que generaría la prolongada cuarentena, por lo que optaron por convertir su actividad regular, en otra que se adecue a las demandas de consumo, como ocurre con el barbijo, las máscaras de seguridad y los trajes, entre otros productos.