Infografía: Yuri Rojas

• Redacción Central/

Un dirigente gremial, otro del magisterio y una presentadora de televisión tienen varias cosas en común: los tres desestiman la vacunación contra el Covid-19, promueven que la gente no sea inmunizada, sin embargo ya fueron vacunados el año pasado.

Toño Benito Siñani Medina, dirigente gremial de El Alto, recibió la vacuna Janssen (unidosis) el 27 de julio de 2021; Ruddy Callisaya Callisaya, dirigente del magisterio rural de El Alto, recibió también la unidosis el 12 de septiembre de 2021 y Karla Revollo, una periodistas y activista que defiende el uso del dióxido de cloro y sostiene que las vacunas contra el nuevo coronavirus no son seguras, se vacunó contra el coronavirus el 26 de julio de 2021 coincidentemente con la unidosis de Johnson & Johnson.

Callisaya anunció públicamente que decidió no recibir la ‘dosis de la esperanza’, es parte de los sectores que demandan la abrogación del decreto 4641 porque interpretan que la medida obliga a la ciudadanía a inmunizarse.

En ese marco, la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, pidió a organizaciones que amenazan con paros y bloqueos contra el carnet de vacunación reflexionar.

“No es correcto convocar a la gente cuando tenemos una pandemia de esa magnitud, donde los contagios son más masivos”, dijo la Alcaldesa en el programa Contacto abierto, de radio Láser.

De la misma forma, el dirigente de los gremialistas de El Alto Wilfredo Mamani cuestionó a Toño Mamani, quien está vacunado y rechaza la vacunación.

“Si él está vacunado, entonces porque ir en contra de la vacuna y de la misma forma quienes están en contra de las vacunas, ellos reciben información externa de redes sociales que desinforman”, explicó el dirigente.

Dijo que muchas organizaciones tienen el derecho a decidir no vacunarse, pero carecen de legitimidad para anunciar una determinación a nombre de todos los gremiales de El Alto. Por ejemplo, Toño Siñani, que representa a una de las federaciones de El Alto junto a Hilda Quispe, pero El Alto alberga a 16 federaciones de gremiales.

“Los gremiales en El Alto al menos los que estamos conscientes no estamos en contra de estas normas; al contrario, necesitamos que se amplíen los puntos de vacunación”, dijo Mamani.

En ese marco, la concejala de El Alto Fabiola Furuya explicó que el grupo minoritario denominado Comité Cívico no tiene representación de la Federación de Juntas Vecinales 6 de Marzo, organizaciones sociales y la Central Obrera Regional (COR) de El Alto.

Señaló que las convocatorias a paros y bloqueos a nivel nacional para la derogación de los decretos supremos 4640 y 4641 se dan en el marco de la desinformación debido a que también en El Alto existe el crecimiento de los casos positivos de Covid-19.

Furuya exhortó a la población alteña a asumir con mucha responsabilidad la salud y principalmente informarse porque la vacuna es la única forma de enfrentar la pandemia.

La concejala advirtió que las convocatorias a movilizaciones fracasarán porque en la ciudad de El Alto existe gran afluencia de personas en los puntos de vacunación designados.

Obligan a la gente a marchar contra la vacuna

Detrás de estas movilizaciones hay intereses políticos, según el diputado del MAS Juanito Angulo, quien asegura que los gremiales fueron forzados a participar en las marchas contra las vacunas.

“Han sido obligados, porque se han repartido fichas, el que ha participado ha recogido fichas, entonces están obligando a la gente”, señaló Angulo.

Los marchistas fueron también amenazados con olvidar proyectos y obras con una premeditación en contra de la salud.
El diputado dijo que malos dirigentes inventan todo para llevar a la gente a marchas en contra de la vida.