ULT 21-F1-DIEGO VALERO

 

Redacción central – Edición impresa

La presidenta constitucional transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, posesionó anoche a Guillermo Aponte como el nuevo presidente interino del Banco Central de Bolivia (BCB), además de cuatro integrantes del directorio de esa instancia, y destacó su profesionalidad y experiencia económica.

“Se eligió a profesionales idóneos, del más alto nivel técnico y ético. Todos ellos vienen con amplia experiencia en materia económica y financiera. El Banco Central de Bolivia es responsable de mantener la estabilidad monetaria y cambiaria del país, de allí la importancia de que esta institución recupere plenamente su autonomía de decisión y la capacidad altamente profesional”, manifestó.

Además de Aponte, nombró a Luis Pinell, Wálter Morales, José Gabriel Espinoza y Róger Banegas como parte del directorio de la entidad bancaria, a quienes pidió cumplir con la ley del BCB y con la Constitución Política del Estado.

Entre sus funciones estratégicas —detalló la Mandataria— está mantener la estabilidad del poder adquisitivo interno de la moneda para contribuir al desarrollo económico y social, determinar la política monetaria y cambiaria, controlar el sistema de pagos, emitir monedas y administrar las reservas internacionales. “Doy la bienvenida a las nuevas autoridades”, dijo.

A su turno, Aponte agradeció por la oportunidad de aportar en el proceso democrático y garantizó su máximo esfuerzo para cumplir con las expectativas puestas en su persona y en las demás autoridades nombradas.

“Es un privilegio colaborar a un gobierno constitucional de transición, cuya misión es pacificar el país y restablecer la institucionalidad democrática mediante unas elecciones auténticas y justas, cuyo resultado refleje fielmente la voluntad popular”, indicó.

Como antecedente, dejó sentado que el sistema financiero del país es solvente y estable, y que al 4 de diciembre los depósitos llegaron a $us 25.652 millones. También informó que los bancos múltiples y las pymes presentaron un incremento de depósito por $us 276 millones, y la cartera bruta alcanza a $us 26.492 millones.

“El patrimonio de los bancos es de 3.280 millones de dólares. Como resultado de la reforma de pensiones ejecutada desde 1997, el ahorro previsional alcanza a 19.021 millones de dólares, que equivalen al 75% del total de depósitos del sistema financiero boliviano, el 58% de esa suma está colocado a plazo fijo en el sistema bancario, que concede créditos productivos y de vivienda a largo plazo”, puntualizó.

Durante su gestión, Aponte aseguró que controlará y regulará la cantidad de dinero circulante del país, el volumen de crédito interno a través de las operaciones de mercado abierto, preservará la estabilidad del tipo de cambio y llevará el adecuado registro de la deuda externa.