• Estéfani Huiza Fernández/

La Cámara de Senadores emitió una declaración camaral en reconocimiento a la trayectoria artística-cultural y al aporte al desarrollo psicosocial de Bolivia al centro Albor, en conmemoración a sus 25 años de trabajo.

El evento se celebró en el Salón Andrés Ibáñez del Palacio Legislativo (plaza Murillo) y contó con la presencia de autoridades, instituciones, colectivos culturales y artistas.

La directora de Albor, María Elena Cárdenas, agradeció a la Cámara de Senadores por el importante reconocimiento a la trayectoria del centro cultural y recalcó el trabajo de la institución.

“Agradecidos por el importante reconocimiento a la trayectoria de Albor y al trabajo continuo que se ha desarrollado durante estos 25 años. Nuestro agradecimiento profundo al maestro Willy Flores Quispe, quien fundó este importante proyecto de vida en beneficio de niños y jóvenes de nuestro país. Hasta aquí llegamos y de aquí para adelante nos planteamos nuevos desafíos en este camino de arte, con el compromiso social que nos identifica y las firmes convicciones”, agregó.

La entrega de la declaración camaral fue efectuada por la senadora nacional y proyectista Paula Paxi de Suxo, acompañada de la senadora Virginia Velasco y el director nacional de Svalorna Latinamérika, Luis Fernández.

“Nuestro arte nació desde las necesidades de nuestro pueblo, hemos construido un largo camino para crear espacios alternativos para la niñez y juventud de nuestro país, asumiendo como causas de lucha las problemáticas sociales con enfoque de Derechos Humanos, la lucha contra toda forma de violencia, la identidad cultural y la memoria histórica”, agregó Cárdenas.

La senadora del Movimiento Al Socialismo Paola Paxi destacó la labor de uno de los centros culturales más importantes de Bolivia.

“Este reconocimiento es con todo cariño para estos jóvenes y señoritas que impulsan la cultura”, agregó.

Sobre Albor

En 1997 nació en El Alto un grupo de trovadores itinerantes que caminaban de plaza en plaza dejando estelas de poesía, como los ‘Yarawikus’ (poetas aymaras) que caminaban de pueblo en pueblo y decidieron tomar el arte como trinchera de lucha frente a las injusticias y desigualdades. Hoy, después de transitar ese camino, se cumplen 25 años de Albor con festivales de poesía que se celebran en varios departamentos del país. Una de sus obras icónicas es Las venas abiertas de América Latina, que cumplió su presentación número 1.000.