Gabriela Ramos/

Convencido de la efectividad de la fórmula boliviana y que ésta puede replicarse en el resto del mundo para reencauzar el futuro de las nuevas generaciones, el presidente de Bolivia, Luis Arce Catacora, intervino en la 77° sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, foro en el cual planteó una agenda de 14 propuestas para enfrentar la crisis del capitalismo.

“El Estado Plurinacional de Bolivia, a partir de la experiencia construida en 2006 con nuestra revolución democrática cultural, apuesta con optimismo a superar la actual polarización de la arquitectura mundial, superar el orden capitalista que nos ha metido en una carrera vertiginosa, peligrosa e ilimitada de consumismo; y más bien construir un mundo más justo, inclusivo y equitativo bajo los principios del Vivir Bien y la diplomacia de los pueblos”, planteó.

Arce hizo énfasis en la crisis que enfrenta el mundo, que pone en riesgo la vida de la humanidad y del planeta, y por ende el planeta enfrenta desafíos más complejos, sobre todo si se piensa en forjar un futuro para las nuevas generaciones.

El Presidente boliviano llamó a reflexionar sobre los diferentes aspectos de la crisis que afecta al mundo producto del desgaste del modelo capitalista, para modificar este sistema y erradicar los males que produjo, como la dominación, explotación y exclusión de las grandes mayorías.

Señaló que el mundo unipolar está llegando a su fin y por ello llamó a que se construya un nuevo orden mundial: el multilateralismo.

El Jefe de Estado detalló uno a uno los catorce puntos de la agenda que Bolivia plantea al mundo, entre los cuales se destaca el planteamiento de declarar al mundo como “zona de paz”, habida cuenta de la cantidad de conflictos bélicos que afectan a varios países, muchos de ellos promovidos por “las multinacionales de la guerra”.

“El multilateralismo es el único que representa una garantía de respeto entre los Estados, independientemente de su poderío económico o militar, por lo tanto consideramos que cualquier quebrantamiento de la paz y seguridad internacionales está vinculado con la insuficiente aplicación de los mecanismos previstos en la Carta de Naciones Unidas o en su defecto a su flagrante transgresión”, planteó Arce.

El Jefe de Estado boliviano también se refirió, en el punto 4, a la crisis alimentaria, exacerbada por la pandemia del Covid-19, la crisis por el cambio climático y otros factores que derivaron en el dramático incremento de la cantidad de personas que padecen hambre en el mundo.

“A la crisis alimentaria debemos anteponer urgentemente un programa global de soberanía alimentaria que garantice a los pequeños productores mejores condiciones para la producción, ello implica el acceso a semillas, fertilizantes, tecnología, infraestructura, créditos y diversas formas privadas y comunitarias de acceso a mercados, pero también mejores condiciones de vida en sus comunidades en plena armonía con la Madre Tierra”, exhortó.

La salud debe ser financiada por los estados

En la sesión de la Asamblea de Naciones Unidas (ONU), el presidente Luis Arce planteó crear sistemas de salud con aportes del Estado para los sectores más vulnerables y declarar el Decenio de la Despatriarcalización para luchar contra la violencia a las mujeres y niñas. Ambas iniciativas están vigentes en Bolivia.

“Frente a los sistemas de salud que solo favorecen a quienes pueden acceder a un seguro privado y frente a quienes han hecho de la salud una mercancía, es imperioso fortalecer los sistemas de salud en los que el Estado cumpla la obligación de proteger y garantizar los derechos colectivos”, planteó en el foro internacional.

Bolivia cuenta con el Sistema Único de Salud (SUS) que, como propuso Arce, está financiado por el Estado y protege a las personas que no cuentan con un seguro o recursos económicos para sortear un problema de salud.

La necesidad de contar con un servicio financiado por el Estado se hizo más visible durante gran parte de la pandemia del Covid-19.

También propuso declarar el Decenio de la Despatriarcalización para Luchar Contra Toda Forma de Violencia Hacia las Mujeres y Niñas, teniendo en cuenta la discriminación por razones de género a la que están sometidas las mujeres y niñas. (ABI)

El país pide ante la ONU reparar las injusticias de una guerra

En su mensaje en la 77 Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Luis Arce abogó porque el “diálogo y la diplomacia puedan triunfar” y “reparar las injusticias de una guerra” que dejó a Bolivia sin acceso soberano al Pacífico.

“Debemos recordar a la comunidad internacional que mi país, Bolivia, nació con mar, sin embargo en la actualidad es un país enclaustrado, obligado por las circunstancias del pasado a enfrentar múltiples barreras para el transporte, comunicación y comercio”, informó en alusión a la invasión chilena y posterior Guerra del Pacífico de 1879 que acabó cercenando el suelo boliviano.

“Esperamos que más temprano que tarde el diálogo y la diplomacia puedan triunfar para reparar las injusticias de una guerra impulsada por intereses capitalistas y construir así un mejor futuro entre pueblos hermanos”, abogó cuando habló de la necesidad de fortalecer los mecanismos internacionales para un trato preferencial a los países sin litoral.

Arce hizo alusión al tema del mar en uno de los 14 desafíos planteados para enfrentar la crisis multidimensional del capitalismo. (ABI)