El presidente Luis Arce (centro) celebró junto con los trabajadores el aniversario de la CGTFB. (Foto: Jorge Mamani)

Guadalupe Castillo/Ahora El Pueblo Digital/

Con la entrega de la Ley 1468, de procedimiento especial para la restitución de derechos laborales y un acta para el equipamiento de la sede de los trabajadores en la ciudad de La Paz, el presidente del Estado, Luis Arce Catacora, homenajeó a la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia, que hoy celebra 71 años de fundación.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, mediante una Resolución Camaral reconoció a los fabriles en su día.

“Sin duda venir a la Confederación Nacional de Trabajadores Fabriles en su aniversario es un gran honor para un presidente de Estado”, dijo Arce luego de rememorar la lucha del sector en el país, que data de 1946, cuando nace la Unión Sindical de Trabajadores Fabriles Nacionales, sentando las bases de lo que hoy se conoce como la confederación que alberga a los trabajadores del país.

El Primer Mandatario también recordó el primer congreso fabril que se llevó a cabo en el Policlínico del Coliseo Manco Kapac, el 7 de octubre de 1951, donde asistieron delegaciones de Oruro, Cochabamba, Potosí, Sucre y La Paz, que tras un largo debate el 12 de octubre de ese año nació la Confederación Nacional del sector.

“Después de eso la confederación siempre fue muy importante en las decisiones dentro de la Central Obrera Boliviana (…). Así recuerdo esos debates que se tenía en la COB y donde nosotros hemos aprendido mucho, nos hemos formado con los hermanos mineros, fabriles, con la clase trabajadora en esos debates que se daba en la casa social del maestro”, señaló.

A su vez, reconoció la lucha de los trabajadores fabriles y mineros ante las determinaciones de los gobiernos neoliberales de debilitar al sector, como el Decreto Supremo 21060 del 29 de agosto de 1985, que a nombre de la libre contratación y relocalización dejó en la calle a miles de trabajadores.

El Jefe de Estado agregó que esa lucha no acabó, por eso desde el Gobierno nacional se continúa trabajando para mejorar la calidad de vida y seguridad de los obreros en todos los rubros, por un país más justo e igualitario con igualdad de oportunidades para todos los bolivianos.

“La ley que acabó de entregar a los ejecutivos de la Federación de Fabriles no solo beneficia a los mineros y todos quienes han estado sujetos a ese tema de los despidos, abusos de ciertos empresarios, por lo tanto, el compromiso de seguir trabajando por la clase trabajadora”, sostuvo el Mandatario de Estado.