En conmemoración del Día del Trabajador, autoridades del Gobierno marchan con la dirigencia de la COB. [Fotos: Ministerio de la Presidencia]

• Romina Montoya

En el marco de la celebración del Día Internacional del Trabajador, en Santa Cruz, el presidente Luis Arce llamó a la unidad y organización del pueblo para frenar a la derecha y evitar un nuevo golpe de Estado, como ocurrió a finales de 2019.

El Jefe de Estado remarca que uno de los requisitos para defender la democracia y a los trabajadores en el país es la unidad, para que la derecha no repita los 11 meses de un gobierno fascista que provocó el quiebre de las empresas públicas con el objetivo de venderlas “a precio de gallina muerta”.

Respecto a la organización, dijo que se deben fortalecer los sindicatos y las organizaciones sociales, puesto que ambas instancias serán los puntos de resistencia ante el ataque y amenazas de volver a un golpe de Estado y la desestabilización de un gobierno que ha salido de las urnas y de la voluntad del pueblo boliviano.

Añadió que con ambos elementos se evitarán intentos golpistas, ya que el pueblo conoce la actuación y pensamiento de los opositores.

“Saben lo que buscan y demostraron lo que quieren hacer, pero el pueblo boliviano dirá siempre que está primero el pueblo”, dijo.

Proyectos de ley

El Jefe de Estado entregó también dos proyectos de ley al secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, que garantizan y protegen los derechos de los trabajadores bolivianos. Estas normativas serán remitidas a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) para su sanción y promulgación.

 “Un día como hoy, hace muchos años se luchaba por derechos y hoy, 1 de mayo, hemos visto columnas de trabajadores que pasaban aún pidiendo derechos, y es que en el sistema capitalista la clase trabajadora sólo organizada, sólo unida va a lograr reivindicaciones a favor de la clase trabajadora”, afirmó.

Entre las normativas se encuentra un decreto supremo que regula la declaración en comisión de los principales dirigentes de la COB, de las centrales obreras departamentales (COD) y de las centrales regionales (COR).

Este decreto está respaldado por la Resolución Ministerial 431/21 del 30 de abril de 2021, que ratifica el derecho de los trabajadores, sujetos a la Ley General del Trabajo, a la continuidad y estabilidad laboral; y estipula que la fuerza mayor y el caso fortuito no constituyen causas legales de retiro de las fuentes laborales.

Entre los proyectos está la Ley Contra el Acoso Laboral, que modifica el artículo 31 del Decreto Ley 13214 del 24 de diciembre de 1975, que fue elevado a rango de Ley 006 del 1 de mayo de 2010. Su propósito es garantizar un trabajo digno para los bolivianos y proteger de los casos de acoso que, generalmente, los empleadores cometen contra los trabajadores con la finalidad de hacerles renunciar o despedirlos.

El proyecto de Ley Contra el Acoso Laboral previene 12 conductas, entre ellas el abuso de poder que pone en situación de inferioridad y sometimiento al sujeto pasivo, que afecta sus derechos laborales.

También está el aspecto de negar la dotación de instrumentos, materiales, suministros e información necesarios para el desempeño del trabajo.

El anteproyecto de Ley de Principios de Derecho Laboral y Protección del Derecho al Trabajo recoge los principios laborales para evitar interpretaciones ambiguas de los jueces en materia de trabajo respecto a la aplicación de los derechos de los trabajadores.

También ratifica los fundamentos constitucionales y otros establecidos en convenios internacionales en materia laboral para beneficio de los trabajadores.