El presidente Luis Arce durante su participación en la Cumbre de la Celac, en Argentina. (Foto: Comunicación Presidencial)

Milenka Parisaca / Ahora El Pueblo Digital /

El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce Catacora, pidió este martes durante su participación en la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Argentina condenar a una sola voz los actos de desestabilización que amenazan América Latina.

“Acudiendo a los principios y valores que impulsaron la constitución de la Celac solicitamos que este conclave latinoamericano y caribeño se transforme en una sola voz para condenar de la manera más firme y enérgica todos estos actos de violencia, torturas, terror, destrucción de las instituciones y desestabilización, que amenazan los países de nuestra región, a sus sistemas políticos y la convivencia pacífica, y exigir a la par el irrestricto respeto a la voluntad popular expresada en a través del voto”, dijo el Jefe de Estado.

La Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Celac arrancó este martes en Buenos Aires, Argentina, con el objetivo de avanzar en la recuperación e integración de la economía en Latinoamérica y el Caribe.

Durante su participación, el Mandatario de Bolivia expresó su preocupación por la situación que se vive en la región. Calificó como “duros embates” los que viven los gobiernos progresistas, izquierdistas por parte de sectores que solo piensan en sus intereses, antes que de los de su pueblo, “por ello arremeten contra la democracia y sus instituciones, a través de actos violentos, como los ocurridos en Brasilia y en Bolivia el año 2019, que terminaron con un golpe de Estado”.

En ese contexto recordó las manifestaciones violetas que recientemente culminaron con la quema de instituciones públicas y privadas en el departamento de Santa Cruz, en las que incluso se vieron torturas físicas a trabajadores del sector público.

“Las movilizaciones pacificas que vimos no tienen nada de pacíficas, no tienen el menor respeto por instituciones que están al servicio del pueblo boliviano ni de los propios trabajadores que son también ciudadanos con los mismos derechos que cualquier otro”, señaló.

Arce alertó que estas acciones son protagonizadas por grupos oligárquicos y fuerzas políticas altamente conservadoras, que solo pretenden desestabilizar gobiernos democráticamente electos para ganar lo que no ganaron en las justas electorales, que son la base de un sistema democrático.   

“América Latina no puede permitirse el lujo de reditar una nueva versión de monrroista y mercantilista como mecanismo para lograr por la fuerza el control territorial y la derrota del que consideran enemigo. No podemos permitir como pueblos, gobiernos y Estados latinoamericanos y caribeños que se pretenda tomar por la fuerza lo que no se ha ganado en las urnas”, enfatizó.