(Foto: Andina)

• Gabriela Ramos/

Bajo la premisa de evitar el aumento del hambre y los índices de pobreza en Sudamérica, el presidente de Bolivia, Luis Arce, demandó a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) implementar políticas públicas para frenar el impacto de la crisis financiera internacional y constituirse en un centro estratégico para la producción de alimentos.

Arce hizo este planteamiento, que sistematizó en una agenda de 10 acciones conjuntas que son un desafío para los países miembros de la  Comunidad Andina de Naciones (CAN).

La propuesta fue dada a conocer en el marco del XXII Consejo Presidencial de este organismo, que se realizó en Lima, Perú, donde se reunieron los presidentes de Ecuador, Guillermo Lazzo; de Colombia, Gustavo Petro; y el anfitrión peruano, Pedro Castillo, quien asumió la presidencia pro tempore de la CAN.

El Jefe de Estado boliviano hizo evidente que, después de la pandemia del Covid-19, los países del mundo se encuentran ante el desafío de proteger sus economías para preservar los avances logrados en materia de reducción de la pobreza y la construcción de la igualdad.

“Ahí radica el rol que puede jugar nuestra Comunidad Andina, implementando políticas públicas para frenar el impacto de la crisis financiera internacional en nuestra región y constituyéndose en un centro estratégico para la producción de alimentos”, planteó el mandatario boliviano en su intervención.

Arce alertó que si la región no logra implementar medidas urgentes, el hambre y la pobreza pueden incrementarse y afectar a las poblaciones más vulnerables en cada país miembro de la CAN. 

La CAN es un mecanismo de integración creado en 1969 y que reúne a los países de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. La reunión que se llevó a cabo en Lima, la capital peruana,  se produce luego de la pandemia del Covid-19, razón por la cual el encuentro de presidentes de las naciones integrantes no se llevó adelante.

Durante su discurso, Arce demandó fortalecer el espíritu integracionista, bajo los principios de cooperación, solidaridad y complementariedad, de modo que ese organismo internacional encare los nuevos retos de manera mancomunada.

Por ello planteó, como una de las primeras tareas para fortalecer la CAN, la necesidad de integrarse a otros organismos como el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Unión Europea (UE) y la Comunidad Euroasiática. Así también planteó la necesidad de abrirse a la incorporación de nuevos y anteriores miembros.

“El actual contexto internacional nos muestra la crisis profunda a la que se enfrenta la humanidad y son los pueblos los que más sufren sus consecuencias”, reflexionó.

Por ello, Arce reiteró la importancia de priorizar la cooperación en materia agropecuaria, científica y tecnológica para dirigir esfuerzos regionales hacia la mejora de la producción y la productividad.

“Desde Bolivia hemos demostrado nuestra firme voluntad de aportar a una integración que promueva el desarrollo económico y social que se traduzca en la mejora de la calidad de vida de nuestros pueblos y que busque la articulación de los principales procesos de integración de la región”, señaló.

Logros de la CAN

El mandatario boliviano no dejó de destacar las bondades de la CAN, que desde su creación se constituyó en “un importante instrumento para combatir crisis internacionales y regionales”.

Se refirió sobre todo a la importancia que tiene la Comunidad Andina para Bolivia porque representa un importante mercado para sus productores.

Destacó varias medidas que deben profundizarse para beneficiar a todos los países miembros, tales como: el pasaporte andino, la libre circulación entre los países miembros, participación social entre sus organizaciones sociales, entre otros.

Remarcó que la integración lograda mediante la CAN consolidó un marco regulatorio común en materia de telecomunicaciones, el satélite andino y el sistema de resoluciones de controversias, que permite a países, empresas y personas el cumplimiento de más de 900 normas comunitarias supranacionales.

Diez acciones propuestas por Bolivia para fortalecer la CAN

  1. Fortalecer los acercamientos entre la Comunidad Andina y el Mercosur conducentes a una articulación, complementación y convergencia entre ambos bloques en aquellos ámbitos de acción de interés mutuo.
  2. Establecer mesas de negociación con la Unión Europea y la Comunidad Euroasiática para ampliar los espacios comerciales para nuestros países, de manera complementaria a los acuerdos bilaterales que ya firmaron algunos de los países.
  3. Adoptar medidas prontas y oportunas en la Comunidad Andina para la producción y la liberación de aranceles de medicamentos e insumos de salud, como un mecanismo para contrarrestar la actual pandemia y futuras pandemias.
  4. En el actual contexto regional debemos demostrar nuestra mayor apertura y predisposición de trabajo para concretar mecanismos de incorporación de nuevos y anteriores miembros de nuestro proceso de integración, en el marco de los principios de cooperación, búsqueda de la igualdad, solidaridad y complementariedad que rigen la integración regional.
  5. Priorizar la producción e intercambio de insumos agrícolas a fin de facilitar el acceso para nuestros productores e incrementar la producción de alimentos.
  6. Encarar un profundo proceso de reflexión para adecuar la estructura de la Secretaria General y de los cientos de comités y grupos de trabajo con los que cuenta nuestro sistema de integración a los nuevos desafíos globales y a las necesidades de nuestros pueblos.
  7. Redoblar esfuerzos para lograr una verdadera integración fronteriza, que priorice las necesidades de los miles de habitantes que forman parte de nuestras ciudades fronterizas.
  8. Considerando que uno de los sectores más golpeados por la pandemia ha sido el sector del turismo, proponemos trabajar de manera conjunta para ofrecer al mundo nuestras rutas turísticas andinas, impulsando una promoción turística conjunta y paquetes que contemplen los destinos turísticos de nuestros cuatro países.
  9. Llamamos a avanzar en la verdadera consolidación de la participación social de los pueblos de la Comunidad Andina para que las propuestas y preocupaciones de nuestros pueblos se vean reflejadas en acciones concretas de nuestro sistema de integración andino.
  10. Priorizar la cooperación dentro de la Comunidad Andina en materia agropecuaria, científica y tecnológica para dirigir nuestros esfuerzos regionales hacia la mejora en la producción y la productividad.

El país celebra diálogo CAN-UE

El Gobierno boliviano celebró el inicio del diálogo formal entre la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Unión Europea (UE) para consolidar un acuerdo de asociación y, en ese propósito, instó a consolidar “la marca andina” para llegar a esos mercados con una sola identidad.

“Queremos celebrar el anuncio que ha hecho el canciller de Ecuador (Juan Carlos Holguín) respecto al inicio formal del diálogo de la Comunidad Andina con la Unión Europea y ahí es necesario abordar el tema de la dimensión económica del diálogo”, dijo el viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, durante la LI Reunión del Consejo Andino de ministros de Relaciones Exteriores Ampliado, en Lima.

Blanco recordó que si bien “Bolivia tiene los aranceles del SGP Plus y los demás países tienen preferencias por el acuerdo multiparte”, con la UE se debe buscar “una verdadera complementariedad económica entre nuestras economías para acceder al mercado europeo”.

Recordó que Bolivia expresó a los demás países que “debemos consolidar una marca andina, vender nuestros productos a la Unión Europea con una distinción andina que nos permita desarrollar los encadenamientos, productos que hacen referencia el propio Acuerdo de Cartagena”. (ABI)

El presidente Luis Arce llegó a Lima, Perú, y fue recibido con todos los honores.

Bolivia convoca a ‘redoblar el paso’ para potenciar la CAN

El ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta, convocó a “redoblar el paso” para potenciar la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Durante la LI Reunión del Consejo Andino de ministros de Relaciones Exteriores Ampliado, en Lima, Perú, si bien Mayta destacó los importantes avances que se lograron en los últimos años, como la eliminación de cargos de roaming internacional, dijo que “todavía no es suficiente”, “hay que redoblar el paso, porque, como va la historia, andamos lento”.

“Hoy día creemos, de forma clara, que es tiempo de potenciar la Comunidad Andina”, afirmó Mayta.

Dijo que en este contexto en el que “ese pensamiento globalizador” que impulsaba Estados Unidos “que totalizaba todo”, si bien no está en “decadencia”, pero sí “reformuló”, es momento de pensar en lo nacional, como lo están haciendo potencias como Inglaterra.

“Hay que pensar, ver a la Comunidad Andina como ese escenario donde podemos fortalecernos”, afirmó el canciller boliviano.

Al aludir a las crisis de energía y de alimentos, que se presentan a escala global, indicó que los países andinos tienen las potencialidades para enfrentarlas con “fuerza y solvencia” y también para resguardar a “nuestros pueblos e inclusive poder aportar al mundo”.

La misión de la CAN, dijo, tiene que apuntar a profundizar la integración física, fortalecer la logística a través de la unificación fronteriza con la consolidación de los puestos binacionales de atención, la promoción del turismo y la profundización de la participación de los pueblos indígenas y de los jóvenes.

En ese sentido, Mayta ratificó el apoyo del Estado Plurinacional de Bolivia en la creación del Consejo de Juventudes de la CAN.

La Comunidad Andina es un mecanismo de integración creado en 1969 y está constituido por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. (ABI)