Arce, a su llegada al municipio cruceño de San Julián. (Foto: Comunicación Presidencial)

• Gabriela Ramos/

Durante el inicio de obras de la nueva planta de transformación de soya, en San Julián, el presidente Luis Arce denunció los intentos de desestabilizar su gobierno y afirmó que responderá con más trabajo a los afanes golpistas de ciertos sectores.

“Nosotros vamos a seguir trabajando, les guste o no a los golpistas”, afirmó el Jefe de Estado ante la nutrida concurrencia que se concentró en el municipio cruceño para asistir al colocado de la piedra fundamental de la nueva infraestructura, que incrementará la producción de alimentos.

Por ello aseguró que “ante estas acciones desestabilizadoras, provocadoras, intentonas golpistas, el Gobierno nacional responde con obras, con industrialización para el país, con mejora del ingreso para las bolivianas y los bolivianos”.

El Primer Mandatario hizo alusión a los anuncios de paro indefinido del Comité Cívico pro Santa Cruz y el Comité Interinstitucional, que impusieron un plazo de 21 días al Gobierno, que vence el 21 de octubre, para que disponga la realización del Censo en 2023.

Varios analistas, organizaciones sociales y legisladores alertaron que los cívicos cruceños lo único que intentan es politizar el tema del Censo, con la intención de generar caos y convulsión, para generar el escenario propicio y reeditar el golpe de Estado de 2019.

“Hermanas y hermanos, desde aquí tenemos que decirles a ellos que el pueblo boliviano, con el Gobierno nacional, no va a permitir, nuevamente, ese tipo de acciones. El pueblo boliviano quiere trabajar”, arengó ante la población de San Julián, que ratificó sus dichos mediante aplausos encendidos y vivas.

Cabe recordar que el Comité Interinstitucional declinó su asistencia a la mesa técnica organizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que se reunirá este 11 de octubre, donde debía sustentar técnicamente la viabilidad de su propuesta de realizar el Censo en 2023.

El Presidente remarcó que el pueblo boliviano quiere trabajar y aportar al crecimiento económico. En ese sentido, manifestó que el Gobierno tiene la obligación de defender a los ciudadanos cuya actividad se basa en el sustento diario, trabajando en mercados, el campo, transporte público y otras áreas.