El presidente del Estado, Luis Arce, se dirige a los residentes bolivianos en el exterior.

• ABI/

El presidente Luis Arce aseguró que “vivimos en un país mejor del que recibimos en 2020”, porque pese a un contexto internacional adverso tiene la economía más estable, la inflación más baja de la región y la proyección de ser uno de los Estados “que más redujo la pobreza”, pero además perfiló proyectos de industrialización y soberanía alimentaria.

En un mensaje dirigido a los bolivianos en el exterior y en ocasión del aniversario patrio, aseguró que la comunidad boliviana es parte de los logros alcanzados hasta el momento y comprometió seguir en esta línea, con la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario y Productivo, para que “cuando decidan retornar (a Bolivia) encuentren mejores condiciones de vida”.

“Sin duda hoy vivimos en un país mejor del que recibimos, y aún tenemos mucho por hacer con nuestro Plan de Desarrollo Económico Social 2021-2025, reconstruyendo la economía para el vivir bien hacia la industrialización con sustitución de importaciones”, destacó en alusión al país en crisis que dejó el régimen de facto de Jeanine Añez.

Los datos oficiales muestran que a julio Bolivia registró una inflación acumulada de 1,58%, la tasa más baja de la región, mientras que la proyección de crecimiento es de 5,1% para 2022. Los datos son alentadores, entre ellos el superávit comercial y las recaudaciones impositivas.

En una mirada desde el exterior, el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, afirmó el jueves que en México y en otros países se sigue con atención el modelo económico boliviano, porque “está teniendo éxito” al haber logrado en un contexto económico desfavorable una baja inflación, crecimiento y “perspectiva positiva y favorable”.

Arce recordó que, en 2020, luego de ganar las elecciones con más del 55% del apoyo ciudadano, recibió “un país en condiciones muy adversas” y aseguró que la retoma del modelo económico y una gestión eficiente hicieron posible los logros alcanzados hasta el momento.

En una proyección de lo que se viene, afirmó: “garantizamos la soberanía alimentaria, industrializamos la energía del futuro con el litio, construimos plantas de diésel ecológico, profundizaremos la revolución tecnológica implementando el programa nuclear boliviano con aplicación práctica en el área de salud, educación y para el crecimiento productivo”.