• Redacción Central /

Un informe oficial del Ministerio de Seguridad de la República Federal de Argentina establece que el 11 de noviembre de 2019, un día antes de que la exsenadora Jeanine Añez se autoproclame presidenta, la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) autorizó el envío de armas a Bolivia, entre ellas pistolas semiautomáticas, escopetas de repetición, carabinas automáticas y ametralladoras.

El informe, que es público y tiene respaldo documental, emerge de una solicitud que la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, realizó a los jefes de las cuatro Fuerzas Federales de Seguridad para que inicien, de forma inmediata, las actuaciones dirigidas a establecer responsabilidades ante los hechos denunciados por el gobierno democrático de Luis Arce respecto a la intervención y apoyo del gobierno del expresidente argentino Mauricio Macri en el golpe de Estado de 2019.


El objetivo de Ministerio de Seguridad es llevar adelante una profunda investigación que otorgue certezas en torno a la cantidad y el tipo de material que se podría haber enviado a Bolivia antes y durante la crisis política de ese año, caracterizada por la fuerte represión que ejercieron efectivos militares y policiales contra manifestantes que resistieron al gobierno de facto, y que después terminó con la muerte de 36 personas y cientos de heridos en todo el país.

En ese sentido, para atender la directiva de Frederic, las autoridades de las cuatro fuerzas iniciaron los requerimientos exigidos y se estableció que el 11 de noviembre de 2019, la Dirección de Logística de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA), en cumplimiento de lo ordenado por su entonces Director Nacional, Gerardo José Otero, solicitó que se autorice el uso del material y equipamiento por parte del Personal de la Agrupación Fuerzas Especiales “Alacran” de la GNA en el territorio de la República de Bolivia (sic) “dentro del marco de la seguridad y protección del señor embajador Argentino, su residencia, las instalaciones diplomáticas, como así también el personal que se encuentre dentro de la misma”.

ARMAS Y CARTUCHOS
Asimismo, el informe señala que, el mismo 11 de noviembre, la ANMaC bajo la misión de brindar seguridad y protección al embajador y el personal de la Embajada Argentina en Bolivia, autorizó a la GNA el envío a Bolivia de 10 pistolas semiautomáticas; 2 escopetas de repetición; 5 carabinas automáticas; 2 ametralladoras; 2 fusiles de repetición; 12 chalecos antibalas; 12 cascos balísticos; 2 escudos balísticos; 2 visores nocturnos y 8.820 municiones de distintos calibres, de las cuales 3600 eran calibre 12-70. Además, habilitó el traslado de 11 miembros de la GNA, agrega el documento.


El reporte indica también que el 12 de noviembre de 2019 se solicitó y autorizó ampliar a 70 mil cartuchos antitumultos marca Fabricaciones Militares y 100 spray de gas pimienta. Ese mismo día se amplió la autorización para el envío de 661 granadas de mano de gas hostigamiento.

La documentación que llegó al Ministerio de Seguridad afirma que el 20 de enero de 2020 la Policía Boliviana presenta dos informes a la Embajada Argentina en Bolivia (a su solicitud) elaborados entre el 12 y 28 de noviembre de 2019, en los que autoriza “la internación y porte temporal en el Estado Plurinacional de Bolivia, de armas de fuego, su munición y materiales relacionados, al personal de la Agrupación Fuerzas Especiales Alacrán de la GNA, para brindar seguridad en las instalaciones de la Embajada argentina y residencias oficiales, de fecha 13 de noviembre al 12 de diciembre de 2019”. En ese mismo documento se afirma que “el mencionado material y su equipamiento será transportado en fechas 12 al 14 de noviembre (…) en un avión Hércules perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina.

DIFERENCIAS Y EL GRUPO ALACRÁN
En la evaluación de los datos proporcionados encuentran diferencias entre lo pedido y lo registrado por la Policía Boliviana. Por ejemplo, no figuran de granada de mano ni spray antitumulto, materiales que fueron enviados por Argentina. Otro aspecto observado se refiere a los 70 mil cartuchos antidisturbios enviados, mientras que el registro boliviano apenas alcanza a 1.350 cartuchos. Tampoco hay mención en las autorizaciones realizadas en Argentina de la manta antibomba, el detector de metales y otros elementos, agrega el documento.


La información proporcionada al Ministerio de Seguridad establece que 15 de julio de 2020 en la rendición de cuentas de Servicio Administrativo financiero de Gendarmería se informa que la Agrupación Fuerzas Especiales de GNA permaneció en Bolivia desde noviembre de 2019 hasta junio de 2020. (…) En ese lapso, “a los efectos de mantener y acrecentar las capacidades, se realizaron ejercicios de entrenamiento y prácticas de tiro con el armamento que fuera llevado en la comisión”. Manifiestan que en dichas instrucciones se emplearon 70 mil cartuchos calibre 12,70 MM A/T, antidisturbios.


Este aspecto es llamativo porque el Grupo Alacrán constituye un Grupo de Operaciones Especiales que no está entrenado ni preparado para operativos antidisturbios. En ese sentido, aclara que los grupos destinados para ese tipo de misión, por doctrina de la GNA, son los destacamentos móviles antidisturbios.

Las actuales autoridades argentinas están sorprendidas por este hecho, ya que el Grupo Alacrán utiliza armamento letal, por eso no se comprende las aludidas prácticas de entrenamiento que insumieron las 70 mil municiones 12/70 AT.

linkedin