Infografía: Yuri Rojas / Periódico Ahora EL PUEBLO

Redacción Central /

El envío de dinero de Bolivia a las cuentas de Bravo Tactical Solutions (BTS), en Estados Unidos, mediante el Banco Central, y luego otras transferencias a la cuenta de Philip Lichtenfeld, un ciudadano boliviano radicado en Argentina, desde un banco norteamericano, activaron las alarmas sobre un posible lavado de dinero, es así que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés) inició las pesquisas para conocer el trasfondo en la compra de gases lacrimógenos durante la administración gubernamental de Jeanine Añez.

La compra y venta del material no letal entre la empresa Cóndor, Bravo Tactical Solutions y el Estado boliviano dejó una ganancia de $us 2,3 millones a Arturo Murillo, Luis Fernando López, Rodrigo Méndez, Luis y Bryan Berkman, Philip Lichtenfeld, entre otros miembros del clan mafioso, como lo calificó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.

Ya con el dinero, el exministro de Defensa Luis Fernando López trató de enviarlo desde Bolivia, mediante el Banco Central, a las cuentas de BTS; sin embargo, el Banco JP Morgan Chase Bank rechazó el pago porque BTS había abierto su cuenta tres días antes de la millonaria transacción.

Por tal motivo, López trató una vez más de realizar la cancelación, logrando su cometido y concretando un pago de $us 3,9 millones a la empresa BTS, posteriormente transfirió el saldo restante de $us 1,7 millones, haciendo un total de $us 5,6 millones, de los cuales $us 3,3 millones fueron a la empresa Cóndor en Brasil, y el monto restante de $us 2,3 millones fue para sobornos y lavado de dinero.

5,6 millones de dólares pagó el Estado boliviano a Bravo Tactical Solutions por los gases lacrimógenos que costaron $us 3,3 millones.

Ante la sospecha del acto de corrupción, los investigadores norteamericanos revisaron chats, mensajes de texto, de Whatsapp, pincharon teléfonos de todos los sospechosos y aplicaron diversas técnicas de investigación que posibilitaron descubrir el negociado millonario durante el gobierno transitorio.

El 26 de mayo, el departamento de Justicia de Estados Unidos confirmó que entre el 21 y 22 de mayo fueron arrestados en los estados de Florida y Georgia tres ciudadanos estadounidenses y dos bolivianos, entre ellos el exministro de Gobierno Arturo Murillo, por cargos penales relacionados a soborno y lavado de dinero en los que usaron bancos norteamericanos.

Arturo Carlos Murillo Prijic (57), Sergio Rodrigo Méndez Mendizábal (51), Luis Berkman (58), Bryan Berkman (36) y Philip Lichtenfeld (48) participaron en el esquema de soborno entre aproximadamente noviembre de 2019 y abril de 2020 para robarle al Estado boliviano.

Foto: Archivo
linkedin